Icono del sitio Esquire

Leonora Carrington: una vida fantástica

La obra de la artista británica Leonora Carrington, quien se enamoró de México y trajo un movimiento que marcó toda una época.

Por Cecilia de Maria y Campos

Reflexión en el oráculo, 1959

El Museo de Arte Moderno presenta el mayor homenaje jamás celebrado a la pintora, escultora, poeta y soñadora británica, Leonora Carrington, durante los festejos de los 100 años de su nacimiento. Esquire tuvo la fortuna de disfrutar de un tour privado. Y así fue que disfrutamos de Leonora Carrington. Cuentos mágicos.

La exposición explora la vida y obra de esta remarcable mujer que dejó huella en la historia del arte de nuestro país, presentando 223 piezas provenientes de colecciones en México, Estados Unidos y Europa, que incluyen pintura de caballete y mural, dibujo, escultura, máscaras, textiles, fotografías, documentos y objetos personales, con el objetivo de entender mejor la simbología que empapa su trabajo y que refleja lo que sucedía en la mente de una mujer muy avanzada a su época.

Leonora Carrington no sólo fue una de las principales referencias del surrealismo de principios de siglo, sino que, desde su nacimiento fue un personaje que revolucionó los estándares femeninos en cualquiera de los ámbitos en los que se desenvolvía.

Iguana y zorro (para Edward James), 1948-1958

Nació en Inglaterra en 1917 dentro de una familia acomodada, y siempre estuvo disconforme con el rol de la mujer dentro de la sociedad inglesa en la que vivía. Se rehusaba a caer dentro de los estereotipos de mujer delicada y dedicada únicamente a un marido y al hogar.

Pronto conoció al alemán Max Ernst, 26 años mayor que ella y ya icono de la pintura surrealista que crecía en tendencia. Se mudó con él a París y fue ahí donde él la adentró en el mundo del arte y del surrealismo. Siempre habló de Ernst como el amor más grande de su vida y su mayor maestro.

El romance fue fugaz, ya que él fue llevado a un campo de concentración durante la guerra, lo cual ocasionó que Leonora sufriera de un colapso nervioso y fuera internada por orden de su padre en un sanatorio psiquiátrico en España. El trauma de este período de confinamiento fue clave para su obra, siendo la pérdida del primer amor y la salud mental temas recurrentes en su trabajo posterior.

Té verde (La Dama Oval), 1942

Leonora logró huir del hospital y se refugió en la embajada de México en Lisboa, donde conoció al diplomático Renato Leduc, con quien contrajo matrimonio y se fue con él primero a NuevaYork y luegoa México.

Llegó a tierras mexicanas en la época en que el entonces presidente Lázaro Cárdenas abrió las fronteras a víctimas de la guerra en Europa, lo que atrajo a intelectuales que crearon un movimiento surrealista en México: Kati y José Horna, Luis Buñuel, André Breton, Remedios Varo y Benjamin Péret, con los que Leonora no tardó en conformar una relación.

La artista se divorció de Leduc y se casó con el fotógrafo húngaro Emerico “Chiki” Weisz, con quien tuvo dos hijos: Pablo y Gabriel. Murió en 2011 a los 94 años en la Ciudad de México, dejando atrás un lega- do que sigue vigente hasta hoy en día.

Quería ser pájaro (Retrato de Enrique Álvarez Félix), 1960

Así, Cuentos mágicos retrata es- ta vida llena de aventuras, donde se pueden ver plasmados en distintos materiales y técnicas sus intrigas, sentimientos, ideas y vivencias. La exposición consiste de ocho núcleos ordenados tanto cronológicamente como por temas, los cuales llamaban la atención de Leonora en sus épocas pero que siguen en boga hoy en día: el feminismo y empoderamiento de la mujer, representado a través de la

Diosa Blanca; cuestiones místicas y religiosas, con el uso de iconografía celta y prehispánica; el respeto por el medio ambiente y los animales, representados como deidades o seres igual de valiosos que los humanos.

Toda la exposición está impregna- da de una atmósfera casi mágica. Se trata de un recorrido que te obliga a sumergirte a otra dimensión, narrado con las pinceladas de una mujer que nunca quiso explicar el significado de su obra, pero que a través de símbolos y guiños nos cuenta historias fantásticas que revelan mucho más de lo que pudo haber dicho en vida.

Leonora Carrington. Cuentos Mágicos estará en el MAM hasta el 23 de septiembre del 2018.

Imagen principal: “Serpiente bicicleta floripondio”, 1975

Salir de la versión móvil