Icono del sitio Esquire

¿Cómo pasar las fiestas decembrinas sin ganar un solo kilo?

Sí es posible. Las temidas fiestas no tienen por qué pasar factura en tu tripa, la dieta decembrina no guardará secretos para ti si sigues estos sencillos tips. ¡Y celebra!

Llevas todo el año luchando contra esas llantas que tanto te molestan… Y llega Navidad. Muchos ven en estas fechas un pase libre para hacerse con el bufete o una recompensa por todo de lo que se privaron los once meses anteriores. Pero seamos realistas, enero llega, y la cuesta de este mes se lleva mejor con unos kilos menos. Los alimentos que ingerimos durante estas semanas incluyen hasta tres veces más grasas que harán desaparecer ese six pack que tanto te costó.


Hablemos de comida

1. Tu platillo salvador, sin renunciar al estilo y sin excederte en calorías, es el salmón. Incorporar pescado a nuestro menú natal puede ser un gran acierto si sabes cómo. Además, el adorno de tu plato no tiene por qué ser intervenido por ningún producto frito o grasoso, ya que los detalles de tu presentación vendrán de la mano de los tomates, betabel o algún vegetal que quede bien y siente mejor a nuestro cuerpo. Utiliza el horno, tu báscula lo tendrá en cuenta.

2. Mientras que lo clásico es que el primer tiempo sea una sopa, a ésta puedes añadirle el aderezo perfecto: avena o trigo, que contienen grandes cantidades de fibra y que beneficiará tu metabolismo. Un truco: procura dejar algo en el plato, evita rematar con pan la salsa y quédate satisfecho, pero no lleno.

3. Por último, la bomba calórica de la mesa es el postre. Es la guinda de una reunión familiar, pero no está estipulado en ninguna regla que tenga que ir en detrimento de tu dieta. La fruta puede ser una excelente sobremesa que con un toque gourmet hará de tu mesa la envidia de tus familiares. Melón relleno de peras, cerezas y un toque de jugo de naranja o una mousse de mango light a base de leche evaporada y unas hojas de menta.

4. Aunque si existe un detonante dietético estas fiestas, eso es el alcohol. Te verás obligado literalmente a tomar alguna que otra copa en reuniones de trabajo, amistades y el innombrable 31 de diciembre. Como es algo inevitable, intenta que las recetas de estos tragos vayan lo más lights posibles: un mojito con menta y agua mineral son aproximadamente 40 calorías y si lo tuyo es el ron, procura que sea blanco y mezclado con refresco de dieta. A la hora de brindar recuerda que el champagne tiene ligeramente menos calorías que el vino. Eso sí, celebra con moderación.

5. En cuanto a las veces que debes comer, ni se te ocurra reducirlas, ya que no sólo será contraprudecente sino que te dejará con más hambre. Haz todas las comidas. No olvides desayunar y merendar, ya que si haces un buen tentempié vespertino evitarás comer en exceso durante la noche. La depuración de enero vendrá de la mano de infusiones, caldos y bebidas purificadoras -que nos harán pagar nuestros pecados-.

Y recuerda, aunque Santa Claus no se lleve muy bien con el cardio, el ejercicio no está prohibido durante esta época del año. Correr 15 minutos al día te ayudará a contrarrestar comidas pesadas y evitará esos sentimientos de culpa que sentimos el 1 de enero.

Salir de la versión móvil