Icono del sitio Esquire

Así vive un destilador de whisky.

Así vive un destilador de whisky.

Así vive un destilador de whisky.

Dennis Malcolm ha sido maestro destilador toda su vida y dice estar feliz por ello.

Este hombre logró que Glen Grant fuera reconocido como uno de los mejores whiskys del mundo según la reputada guía Jim Murray’s Whisky Bible.

Dennis Malcolm ha sido maestro destilador toda su vida y dice estar feliz por ello. Con una carrera de 54 años, asegura que no pasa un día sin que aprenda cosas nuevas y se entusiasme. Hablamos con él y nos dijo por qué le encanta su trabajo. 

Creo que el destino fue el que me llevó hasta este lugar. Mi padre y mi abuelo también trabajaban en la industria y cuando estuve en edad de decidir mi carrera, me incliné por lo mismo que ellos. Tuve una visión y cuando eres joven piensas que puedes hacer cualquier cosa, no tienes miedo a nada. Quería dominar la industria. Me atraía la pasión que implica la producción del whisky. Quizá sólo tuve suerte. 

Trabajé para Chivas Regal cuando Glen Grant todavía formaba parte de ese grupo. Fui gerente en 1978 y luego supervisor de destilerías. Un poco más tarde me convertí en embajador de la marca. Después trabajé en otra destilería porque mi esposa era nieta de los dueños, pero cuando Campari compró Glen Grant y me invitaron a incorporarme al equipo de trabajo, acepté sin meditarlo. Glen Grant está en mi ADN.

Me considero alguien consistente. Esto es muy bueno para una marca como Glen Grant porque su calidad no varía: nunca hemos descuidado nuestros estándares de excelencia.

 Jim Murray me dijo que el premio al Mejor Whisky de 10 años fue producto de la buena calidad. Como sabrás, él es un crítico muy estricto. Si Este hombre logró que Glen Grant fuera reconocido como uno de los mejores whiskys del mundo según la reputada guía Jim Murray’s Whisky Bible. POR ÍÑIGO ARREDONDO hubiera cambiado la fórmula, él lo habría notado de inmediato. Nos llena de satisfacción que nos haya honrado con esta mención.

 La clave de Glen Grant para alcanzar el éxito es tener materiales de gran calidad: desde la malta a las barricas. Todo se reduce a calidad, calidad y calidad. Cuando Campari compró la empresa estructuramos a partir de lo que ya teníamos. Fueron 20 años de ser parte de Chivas Brothers y Campari le apostó a ello. Ahora somos un whisky que es conocido y los consumidores agradecen la calidad de nuestra marca.

 El eslogan “Single malt, maduración como debe ser” surgió porque otras empresas hacen cosas raras con sus whiskys, como sabores a ingredientes como chocolate. Sin embargo, para mí cada whisky tiene su propio ADN. El nuestro tiene más carácter y pienso que el secreto de “maduración como debe ser” implica que tenemos productos de alta calidad, que podemos darle 10 años para madurar y sólo después se envasa. Así es como debe de ser. 

Para seleccionar las barricas hago una investigación sobre los distintos tipos, como las americanas y afrutadas. Es mejor tener variedad para ofrecer buena calidad. Toda la selección está enfocada en generar sabores consistentes y aromas para una mejor maduración. 

 Además de mi trabajo como destilador, dedico mucho tiempo a realizar actividades escolares y con los niños de la región. Antes estaba en el comité de la ciudad y pasé mucho tiempo en la iglesia. Haciendo todo esto siento que estoy regresando algo a la comunidad y ayudando tanto a gente mayor como a los más jóvenes. También disfruto mucho leer e investigar acerca de otras culturas. 

Mi familia se ha dedicado al whisky pero yo realmente no tengo quién siga mis pasos [ríe]. Sólo tengo una hija, nació en 1965 y tomó un camino muy distinto. Es detective de la policía. Tiene dos hijos; el mayor tiene 12 años y todavía le faltan seis para saber qué hacer. No sé realmente si alguien seguirá mi trabajo. Es probable que no. 

Cada whisky es único. Tiene un ADN particular, un aroma distintivo y un carácter. Un whisky de malta es maravilloso porque lo puedes beber directo, lo puedes tomar con agua, con hielo y además lo puedes usar en un coctel. Una de mis formas favoritas de beberlo es en un vaso con mucho hielo y un toque de manzana. 

El whisky es mejor que otras bebidas porque se puede tomar como sea. Lo ideal sería probar todos para poder tener un favorito, porque son muy distintos; unos más suaves y otros más aromáticos. No hay malos ni buenos, sólo son diferentes. 

Salir de la versión móvil