Icono del sitio Esquire

Despedido de un trabajo ¿cómo enfrentarlo?

despedido de un trabajo foto Getty Images

despedido de un trabajo foto Getty Images

En la opinión de: Claudia Rodríguez Acosta, psicoanalista

Ser despedido de un trabajo es un evento que mueve internamente  a cualquier persona, aunque sea algo ya esperado e incluso deseado. Cada circunstancia es diferente, habrá casos en los que el despido sea repentino y violento, en otros, habrá acuerdos y se respetarán aspectos legales y administrativos. Las circunstancias harán la diferencia, ya que no es lo mismo salir por la puerta grande, sintiéndose respetado y valorado, a irse sintiéndose violentado.

El ser despedido de un trabajo, es eso, una despedida, implica una pérdida, se pierde un lugar, un sueldo, una rutina, etc. Lo menciono porque puede pasar que la persona sienta alivio de no estar más en cierto ambiente que le resultaba nocivo, pero el impacto económico al dejar de recibir un sueldo puede ser motivo de preocupación.

No podemos generalizar qué reacciones son esperadas cuando se pierde un trabajo, en algunos casos, el despido removerá sentimientos de incapacidad y minusvalía, surgirán preguntas e ideas relacionadas con la culpa: ¿Por qué a mi?, ¿Qué hice mal?, siempre me pasa…predominarán la tristeza y/o la angustia.

También, se puede sentir enojo, rabia, confusión, esto surge, sobre todo en casos en los que el despido es injustificado, o bien cuando no quedan claros los porqués.

Reacciones al despedido de un trabajo, hay muchas, son tan variadas como lo somos los seres humanos, lo que no hay que perder de vista es que un evento de este tipo es un disparador de conflictos internos antiguos, es decir, en algunos casos se remueve la depresión que ya se venía arrastrando y que tal vez no se tenía tan identificada. La depresión post despido puede ser :

En ambos casos es recomendable:

Y hay que recordar que, si bien la realidad y las circunstancias externas pueden ser adversas, aún así, lo importante es preguntarse por las adversidades y bloqueos dentro de uno mismo. Opciones siempre hay, el punto es querer encontrarlas, con todo el trabajo, paciencia y esfuerzo que eso implica. El despido puede ser un disparador de la depresión, o, un empujón para moverse y crecer. 

Relacionado: «¿Cómo salir de un problema emocional?»

La psicoanalista Claudia Rodriguez Acosta estudió la Licenciatura en Psicología en la Universidad Iberoamericana y la Maestría en Psicoterapia General en la Asociación Psicoanalítica Mexicana. Desde hace diez años se ha desempeñado como docente a nivel medio y superior y ejerce la psicoterapia psicoanalítica en consulta particular en Ciudad de México, además ha participado en Congresos y Coloquios de la Asociación Psicoanalítica Mexicana, Universidad Westhill y Universidad Nacional Autónoma de México.
Salir de la versión móvil