Icono del sitio Esquire

Antonio Banderas no es una persona de color, es un caso de racismo en Hollywood

Antonio Banderas persona de color foto Getty Images

Antonio Banderas persona de color foto Getty Images

En la opinión de Alex Villatoro

Antonio Banderas fue llamado «persona de color» y esto sólo refleja el racismo e ignorancia que existe en Hollywood.

Solo dos actores de color fueron nominados en las categorías principales de actuación, mientras que las mujeres quedaron ausentes en mejor dirección. – Dealine

Ser una persona de color, de acuerdo con una persona caucásica, es toda aquella que no es igual a ella, es decir Akwafina, Salma Hayek y Meghan Markle serían personas de color ¿la razón? la ignorancia, aunque la raza y el racismo son temas delicados a tratar debemos de entender que la palabra «de color» se considera a una persona de raza negra o afro-descendiente, al menos así lo entendemos en México.

Para muchos estadounidenses todos entramos en el mismo saco de ser «de color», de hecho durante la época de la segregación los estados del sur como Texas y Alabama prohibían la entrada a restaurantes, tiendas o cines a españoles, mexicanos, puertorriqueños y negros por igual, ya que en su creencia éramos «lo mismo».

El gran problema es que no lo somos, cada raza -aunque odio este término- es diferente, e incluso entre personas de otros colores, nuestras experiencias nos hacen diferentes, el problema no es que nos consideren iguales, el problema es que nos consideran inferiores y diferentes a ellos. Ser diferente siempre es bueno y debemos agradecer la diversidad en la que vivimos, personalmente sería muy aburrido tener amigos y familiares iguales a mí, no tendría temas interesantes de conversación.

Pero antes de comenzar a divagar en este tema, quiero explicar la diferencia entre una persona de color y su sufrimiento en una sociedad como la de Estados Unidos.

EL SUFRIMIENTO AFROAMERICANO

Aunque últimamente el presidente Trump nos ha tachado de «violadores y ladrones», no podemos compararnos con el sufrimiento y desconocimiento en la sociedad estadounidense que han sufrido las personas negras.

La mayoría de sus antepasados fueron arrastrados a Estados Unidos por comerciantes de esclavos, torturados, linchados, vendidos y subyugados por cientos de años. Su país no los reconocía como ciudadanos libres y con derechos, de hecho nuestra constitución y nuestro país prohibió la esclavitud y lo hizo mucho antes de ser siquiera México, nuestros territorios en el norte como California eran edenes para los afrodescendientes hasta que fueron anexados a Estados Unidos y perdieron todos sus derechos.

Esto continuó, tanto así que los estados sureños se convirtieron en los más racistas, mostrando su supremacía blanca, encarcelando a personas inocentes, prohibiendo trabajos y oportunidad de crecimiento intelectual por el simple hecho de ser negros. En la actualidad las cosa no han cambiado tanto, incluso una persona asiática tiene más privilegios que un latino o una persona negra.

Aunque los españoles no son técnicamente considerados personas de color, cabe señalar que Antonio Banderas fue nominado por su papel principal en el drama en español Dolor y Gloria 

TODOS O NADIE

Esta es la parte que me gustaría dejar en claro: cada país, región y persona es diferente entre sí, no debemos de perder de vista que la diversidad es una casilla muy, pero muy grande.

Cuando se habla de que los premios de la academia son extremadamente blancos, no se aboga por una cantidad de personas o géneros, se aboga por la humanidad que no está representada ante el mundo, aunque este pensamiento es difícil de compartir con las personas que son mayores, y los jueces del Oscar ¡vaya que lo son! El 60% de los votantes son mayores de 60 años, y aunque los renuevan, la mentalidad no lo hace y esto es como en cualquier democracia, quien tiene mayores votos logra ganar la carrera, y si eres una persona caucásica, heterosexual y rica ¿por quién votarías? por alguien que sea igual que tú y es lo que estamos viendo. Si queremos mayor diversidad debemos de salir a buscarla.

Es un gran logro para Antonio Banderas estar nominado al Oscar, y después de ser «un chico Almodovar» es válido el ser reconocido, pero también es válido reconocer a Eddie Murphy, la larga trayectoria de Whoopi Goldberg o la actuación de Lupita N’yongo -cuando no es una esclava-.

Se podría decir que los latinos hemos tenido un camino mucho más «rápido» en cuanto a reconocimientos en los premios de la academia o ¿cuántos nativos americanos han sido nominados a un Oscar? En cambio Yalitza Aparicio fue nominada como mejor actriz hace un año. No quito méritos, aún queda mucho por hacer, pero lo principal es educar a todos aquellos a los que les gusta encasillar a las personas «de color».

EN CONCLUSIÓN ANTONIO BANDERAS NO ES UNA PERSONA DE COLOR

El decir que Antonio Banderas es una «persona de color» es negarle el reconocimiento al sufrimiento de las personas negras en Estados Unidos, que continúan ante una lucha que parece perdida por ser los principales reos en las penitenciarias, los que menos reciben apoyos gubernamentales y los que no tienen acceso a muchas cosas que se considerarían básicas para cualquier ciudadano de la Unión Americana.

Aprendamos de nuestras diferencias para ser personas más despiertas y sepamos reconocer estos pequeños rastros de racismo que se dejan leer en algunos medios y que lejos de ayudar, crean confusión.

Alex Villatoro es editor digital que cubre entretenimiento, temas de género y cultura , además es columnista en Cosmopolitan. Antes de Esquire, trabajó en Men’s Health y Women’s Health.
Salir de la versión móvil