¿Por qué están muriendo tantas actrices porno?

 
 

En los últimos tres meses, ya han sido cinco estrellas del cine XXX que han fallecido. ¿Cuáles son las razones?

Por: Redacción @esquirelat

 

Su nombre es Olivia Lua, una actriz porno de 23 años. Ella es la quinta estrella del cine XX que ha fallecido en un plazo de dos meses y medio. Lua estaba ingresada en una clínica de rehabilitación y fue encontrada sin vida por los trabajadores del recinto.  Se sospecha que fue debido a una sobredosis de medicamentos y otras sustancias.

Como lo hemos mencionado, Lua no ha sido la única actriz porno que ha muerto. Antes de ella, Olivia Nova, de 20 años, fue hallada sin vida por causas que aún se desconocen; August Ames, de 23 años, supuestamente se suicidó; Yuri Luv, de 31 años, murió a causa de una sobredosis; y Shyla Stylez, de 35 años, falleció mientras dormía. ¿Por qué están muriendo tantas actrices de cine X en tan poco tiempo? Hasta parece película de terror...

Olivia Nova y August Ames, respectivamente

Un estudio asegura que la vida media de una actriz pornnográfica ronda los en 37 años. Los autores del mismo han calculado la cifra basándose en los datos de 130 actrices fallecidas en periodo de treinta años. Ojo, el informe está realizado por una institución religiosa y no sigue una metodología meramente científica.

Lo cierto es que la muerte en esta industria no es tema nuevo. A principios de los años 80, los excesos de drogas y la aparición del SIDA cobraron muchas vidas. Afortunadamente, en la década de los 90, la situación se normalizó. Entonces, ¿qué está pasando actualmente?

Algunas actrices veteranas, como Ginger Lynn (famosa en los años 80) asegura que la competencia ha hecho que la exigencia sea mucho mayor. Que a las jóvenes actrices de ahora se les exige realizar cosas cada vez más extremas, que acaban afectando su salud física, mental y emocional.

Ginger, en su momento más glorioso.  

Lo cierto es que existen mucho tabúes y mitos en esta industria. Se dice que las estrellas porno son víctimas de abusos sexuales en su infancia, que padecen trastornos psicológicos o que son drogadictos. El problema es que no existe un estudio científico que confirme -o desmienta- dichas creencias populares.

Una de las pocas investigaciones es una que realizó James Griffith, psicólogo de la Universidad de Pensilvania, que contó con la colaboración de 177 actrices porno estadounidenses. ¿Los resuultados? La mayoría afirmó que se habían dedicado al cine erótico porque les encantaba el sexo, todas mostraban una alta autoestima, y solo un porcentaje pequeño mostraba trastornos psicológicos evidentes. Ninguna de ellas sufrió de abusos sexuales durante la infancia o adolescencia. 

James afirmó que estos resultados debían tomarse con cautela porque la gran mayoría de las actrices que contactó, se negaron a participar en el estudio. Por eso, el investigador cree que es posible que la estabilidad profesional y personal que mostraban la mayoría de las que si participaron como voluntarias, pudiera ser una excepción a la norma, por lo que estas muertes recientes se deban a una suma de conflictos que las motiva a suicidarse o consumir drogas en grandes cantidades al grado de perder la vida. 

 

 

Comenta esta nota