A Mel Gibson le sorprende (mucho) que Hollywood le haya perdonado

 
 

Tras sus escándalos por racismo, misoginia y consumo de sustancias en la última década...

Por: Gonzalo Cordero para Esquire ES

 

Mel Gibson vuelve a los cines para Navidad. El estreno de Dos padres por desigual 2 es la confirmación de que Hollywood lo ha perdonado. El actor, de 61 años, había hecho méritos para que la industria del cine le mandara al rincón de pensar: primero le detuvieron por conducir "bajo los efectos de sustancias", después acusó a los judíos de provocar "todas las guerras del mundo" y remató con un juicio por amenazas contra su exnovia, Oksana Grigorieva, donde le llamaron la atención por su lenguaje racista.

Ante este currículo, es normal que Mel Gibson esté sorprendido por su condición de flamante hijo pródigo, como cuenta en el programa The Graham Norton Show:

"Me sorprende sobre todo porque me he pasado diez años picando piedra. Para ser honestos, detrás de esto hay mucho trabajo tanto personal como profesional. Al final tienes que volver a arriba y expresarte a través de la ficción. Eso nunca lo dejé. Durante todos estos años he estado escribiendo y concibiendo historias"

En esa entrevista tiene una mención especial a tres compañeros que nunca le dieron la espalda: Jodie Foster, Whoopi Goldberg y Danny Glover, con quien podría volver a coincidir en una versión madura de Arma Letal. "Podríamos titularla Arma Flácida o Hemorroide Letal", bromea.

El comeback de Mel Gibson está inevitablemente relacionado con los escándalos de abuso sexual y de poder en Hollywood, en el sentido de cómo puede depararles el futuro a los acusados de haber cometido esos supuestos delitos.

¿Listo para verlo en la pantalla grande?

 

Comenta esta nota