Surgen nuevas enfermedades que estaban "escondidas" bajo el hielo

 
 

Establecidos en el permafrost (el hielo bajo el césped de la tundra), microorganismos latentes aguardan a ser liberados para infectar.

Por: Redacción Esquire @esquirelat

 

El hielo perpetuo del Polo Norte es una tumba llena de "muertos vivientes". Como si fuera una película de terror, el cambio climático está derritiendo los icebergs y demás formaciones de hielo que llevan miles de años intactas, y con ello, están aflorando los muertos y sus asesinos.

Se trata de bacterias y virus que se encontraban escondidos en el permafrost, la capa de hielo permanentemente congelado en los niveles superficiales del suelo de las regiones glaciares. Microorganismos que compartían hábitat con cadáveres de animales y enterramientos humanos que ahora andan sueltos, listos para infectar.

Parece una película de terror, pero no lo es. Es una realidad.

¿Qué habita ahí? "No sabemos lo que puede haber ahí", revela Susana Serrano, microbióloga de la Universidad Complutense de Madrid al periódico El Independiente. Ella advierte que podría haber bacterias antiguas y otros agentes infecciosos de los cuales no estamos todavía inmunes.

"Las bacterias pueden permanecer latentes en forma de endoesporas. No están metabólicamente activas, pero resucitan cuando las condiciones ambientales son idóneas", explica Serrano.

El permafrost cubre un cuarto del terreno del hemisferio norte de la Tierra, abarcando países como Alaska, Canadá y zonas de Siberia. Al estar derritiéndose "podrían volver algunas epidemias mortíferas de los siglos XVIII y XIX”, aseguran científicos de la Academia Rusa de Ciencias. Un ejemplo claro es la carcasa de un reno muerto hacía 75 años, la cual libero una bacteria que mató a un niño, infectó a casi un centenar de personas y acabó con la vida de más de 2 mil renos.

Tal parece que estás viendo un capítulo de "The Walking Dead"_

El hielo se está derritiendo tan rápido como un helado en un día de primavera. Esta descongelación está acelerando el calentamiento global porque está liberando metano, un gas de efecto invernadero. Las  bacterias, revividas por el calor, descomponen la materia orgánica y  generan metano y dióxido de carbono. Un círculo viciososo.

¿Cómo protegernos de agentes patógenos a los que no hemos tenido contacto alguno? ¿Estamos preparados para una epidemia que pudo haber afectado a la humanidad hace miles y miles de años? Habrá que verlo...

 

Comenta esta nota