Anne Trump, la madre inmigrante del polémico presidente

 
 

Su madre llegó a EE.UU. desde Escocia para trabajar como empleada doméstica. Una historia que el magnate ha intentado esconder...

Por: Christian Rodríguez @ChristianRoguez

 

Dicen que la pena depende del cristal con el que se mire, y que nada tiene de deshonroso intentar buscar una vida mejor fuera de tus fronteras. Pero estos eslóganes parecen no aplicarse al leitmotiv de Donald Trump, presidente de EE.UU., quien ha centrado parte de su ira en campañas y mítines para atacar a inmigrantes y refugiados. Como si todo este drama ajeno fuera externo a su cómoda vida, pero ¿y si no?

Parece que la idílica y utópica vida del magnate no han brotado de los ideales que el político populariza, ya que su propia madre fue una inmigrante escocesa que llegó a Nueva York buscando una vida mejor.

Según el periódico británico The National, su progenitora, Mary Anne MacLeod, no acudió al país de las oportunidades de vacaciones, como ha esgrimido Trump en numerosas ocasiones, sino que acudió a él huyendo de la pobreza que la acosaba en la isla escocesa donde nació.

De hecho, a sus 17 años, cuando arribó con sólo 50 dólares al que ahora es el país que gobierna su hijo, trabajó durante cuatro años como empleada doméstica y que fue en este periplo cuando conoció a Fred Trump, de procedencia alemana y quien ya tenía negocios del sector inmobiliario en los años 30. 

(Trump con su madre, quien falleció en el año 2000)

Pero MacLeod no tenía nada que ver con estas esferas, ya que en su casa aún se intentaban recomponer de una Primera Guerra Mundial con 10 hijos bajo un mismo techo. Su padre, el abuelo de Donald, era un pescador que acabó regentando una tienda en su tierra natal, algo que nunca ha reconocido el actual mandatario americano.

Todo esto se puede comprobar gracias a los papeles de inmigración que se conservan de MacLeod, en los que aclaró al entrar a la tierra de las barras y las estrellas que no tenía intención de volver a su país de origen, y en donde certificó como empleo el de “criada”.

Todo esto hace contraste con las declaraciones del presidente, quien afirma que “la influencia de trabajadores extranjeros baja el nivel medio de los salarios de su país” y que “mantiene el desempleo alto para la familia media americana”. Queda saber si alguno de sus hijos decide irse de EE. UU. buscando un futuro quizás no mejor, pero si más digno lejos de un padre repudiado por medio globo que aún no acepta el resultado electoral.

NOTA RELACIONADA: Es oficial, Trump prepara el decreto para construir el muro.

 

Crédito de foto: cortesía.

 

Comenta esta nota