Polos opuestos para tu clóset

Kevin Bacon y James Purefoy, antagonistas de The Following, nos enseñan dos lados de las prendas ligeras y lujosas.

Por: Redacción | Fecha: 21/02/13


 

 

 


Kevin Bacon


Esquire: ¿Qué está haciendo Kevin Bacon en una serie de televisión?

 

Kevin Bacon: Cuando me reúno con mis amigos, hablamos más de series que de cualquier otro tema. Homeland, Breaking Bad, Girls... Me encanta Girls. La televisión es donde están pasando muchas de las cosas más populares, lo más cool.

 

ESQ: Interpretas a un ex agente del FBI que rastrea a un asesino serial. Tú eres el héroe. KB: Mi personaje es el héroe del programa, pero también es un desastre. Bebe demasiado y tiene un carácter muy explosivo. Es un hombre sin rumbo fijo, y creo que el personaje de James [el asesino] le indica el camino a seguir. Es una relación compleja. Lo odio. Quiero que se muera. Quiero ser yo quien lo mate. Al mismo tiempo, de alguna manera, me hace sentir vivo.

 

ESQ: Si el programa funciona podrías entrar en tus sesenta junto con él. ¿Piensas mucho en el tema de envejecer?

 

KB: Honestamente no. Te la pasas tratando de prevenir el declive inevitable. Hubo un momento en mi vida en que las chicas hermosas se me acercaban y me decían: "Soy muy fan", luego las chicas hermosas empezaron a decirme: "Mi mamá es muy fan". Ahora las chicas hermosas me dicen: "Mi abuela es muy fan".

 

ESQ: En un sábado cualquiera, a las dos

de la tarde, ¿cómo sueles vestir?

 

KB: Del mismo modo en que me visto todos los días: con una camiseta y unos jeans y quizá unas botas o una chamarra de piel.

 

ESQ: ¿Hay alguna regla de estilo

que intentes no romper?

 

KB: Intento no ponerme hot pants con botas Uggs. Lo intento, ojo. El otro día se me acercó un tipo y me dijo: "Bro, hace unos 15 años estaba en un deli y tú entraste con unas botas Ugg y unos shorts demasiado cortos". "No, no era yo", le dije. "Sí eras, bro". Dios mío, pensé. Tenía tantas ganas de creer que era yo que opté por no arruinar su momento.

 

 


James Purefoy

 

Esquire (Al ver el atuendo de James para la entrevista): Está genial tu suéter con capucha. James

 

Purefoy: Es lindo, ¿no?

 

ESQ: ¿Es de cashmere?

 

JP: Sí, me gusta, ¿a quién no?

 

ESQ: Tu personaje en el programa no viste seguido de cashmere.

 

JP: Bueno, paso buena parte de la primera media docena de episodios en un traje blanco de prisionero con la leyenda "Death Row" en la espalda.

 

ESQ: Porque se trata de un asesino serial.

 

JP: Ha sido raro interpretar ese papel, porque no sólo es un asesino serial, sino el líder de una secta. Es como una combinación de Yago en Otelo y Macbeth. Si te pones a pensar, Macbeth es un asesino serial. Un asesino serial tremendo. Y Yago en Otelo es alguien que no tiene empatía alguna hacia absolutamente nadie y sólo jode a la gente porque le da un enorme placer. Este personaje es una combinación aterradora de ambos, muy, muy oscuro, y yo no soy una persona oscura.

 

ESQ: Entonces, ¿por qué aceptaste?

 

JP: Fui a Los Ángeles en la temporada de pilotos y me ofrecieron un montón de programas, pero elegí

éste porque está increíblemente bien escrito. Si decides comprometerte a trabajar en una serie que puede durar siete años, no basta con que sea televisión de calidad, quieres algo que te desgarre las entrañas de bueno. Y éste es el caso.

 

ESQ: En un día común, ¿sueles vestirte elegante o casual?

 

JP: Lo más probable es que vista con una camiseta y unos jeans, aunque me gustan mucho los buenos trajes. Y los zapatos bien hechos. Mi papá tiene un par de zapatos de Lobb que compró en Londres en 1960 y los sigue usando, cincuenta años después. Ese es un buen ejemplo de retorno de inversión.

 

-Entrevistas de Anna Peele.