Sabiduría Esquire: Annie Leibovitz

Sabiduría Esquire: Annie Leibovitz

Hablamos con la gran fotógrafa estadounidense sobre su trabajo, su vida y sus inspiraciones

Por: Daniel Nivola | Fecha: 04/07/12

 

Fotógrafa,

62 años,

Connecticut, Estados Unidos

 

  • Cuando alguien dice que captura el alma de una persona al fotografiarla me parece de un pedante insoportable. Es tan solo un momento de la vida de alguien, nada más que eso.

 

  • Tengo una biblioteca enorme a la que acudo una y otra vez en busca de inspiración.

 

  • En mi primer gran encargo fui a cubrir el conflicto del Líbano. Era 1982, y se vivía una especie de calma tensa, así que pude ver cómo algunos colegas "escenografiaban" sus fotos para hacerlas más reales. Fue la primera vez que me pregunté cuánto había de real en el periodismo, y desde entonces nunca he dejado de hacerme esa pregunta.

 

  • Empezar a trabajar en una revista como Rolling Stone fue una suerte increíble. No es sólo que fuera una publicación con la que conectaba a nivel personal, sino que tuvieron la paciencia de dejarme aprender el oficio. Aun así, siempre me arrepentiré de no haber tenido una buena formación.

 

  • Me resulta tan extraño oír eso de "la fotógrafa de las celebridades", de verdad que no lo veo de esa manera. Creo que tengo la suerte de haber podido retratar a mis contemporáneos más brillantes en cada campo: atletas, escritores, músicos, actores, políticos? Mi deseo siempre ha sido mostrar por qué son gente que marcan la diferencia en lo que hacen, no mostrarles simplemente como celebrities. Espero haberlo logrado.

 

  • Desde que era joven, llevar una cámara conmigo me ayudaba a intentar cosas que nunca me atrevería a hacer sin ella, a meterme en sitios que nunca pisaría sin ella. Y aún hoy me siento del mismo modo en ocasiones.

 

  • No soy practicante, pero me siento muy judía.

 

  • Retratar a George W. Bush me hizo sentirme como si fuera una puta. Literalmente.

 

  • Todos los fotografiados te dicen al llegar: "Bueno, ¿qué quieres que haga?". Si pudiera responder con sinceridad?

 

  • Lo más raro de realizar de una foto por encargo es cuando el personaje está enojado o triste. Es una situación complicada para trabajar, porque ésa no es normalmente la imagen que quiere quien me paga, así que no sabes muy bien qué hacer. ¿Hago la foto que creo que es la mejor o suavizo la cosa para intentar captar una versión más "vendible"? Cuando era más joven, la verdad es que me motivaban mucho estas situaciones, siempre quería sacar esa foto que todo el mundo me decía que era imposible de lograr, lo que en ocasiones me causaba problemas. ¿Ahora? Por desgracia creo que me he vuelto menos atrevida (o puede que ahora sea mejor profesional), aunque nunca dejo de tirar un par de fotos al principio por si acaso [risas].

 

  • Cuando conocí a Susan [Sontag, su pareja desde 1990 hasta la muerte de la escritora en 2004] era la persona adecuada para mí en el momento adecuado. Su brillantez y autoexigencia me ayudaron a dar un paso adelante y sacar lo mejor de mí misma. Nunca podré agradecerle lo suficiente.

 

  • Lo que más me duele de la muerte de Susan es no haber estado junto a ella cuando sucedió. Cuando me despedí la vi muy mal, pero era una luchadora nata y yo tenía que ir a ver a mi padre [él murió pocas semanas después de cáncer de pulmón], así que nunca pensé que fuera a ser nuestra despedida final. Y sin embargo, fue un momento tan bonito como sencillo: nos dimos un beso y nos dijimos que nos queríamos, tan sólo eso. Al día siguiente su hijo me llamó para decirme que había fallecido. Volví al hospital y me encontré con que no había tocado nada para que yo pudiera despedirme, pero lo único que se me ocurrió fue tomar la cámara y fotografiarla.

 

  • Al disparar la cámara creo que tan sólo consigo captar un 10 por ciento de todo lo que veo.

 

  • La clave de una buena fotografía, o al menos de una buena fotografía mía, es no tener miedo de sentirse atraído por la persona a la que estás retratando. Por eso no soy una buena periodista; la primera regla del periodismo es la objetividad y yo trato siempre de incumplirla.

 

  • La gente que lleva mucho tiempo en el negocio del entretenimiento es la más difícil de fotografiar, porque en muchas ocasiones han perdido el contacto con la realidad. ¿Nombres? Michael Jackson o Sammy Davis Jr., por ejemplo. No pensarían que les iba a dar nombre de gente que aún está viva? ¡Quiero seguir trabajando en esto durante muchos años!

 

3 libros para admirar a leibovitz

No. 001: Women, con Susan Sontag (Random House, 2000)

No. 002: A Photographer's Life: 1990-2005 (Random House, 2009)

No. 003: Pilgrimage (Random House, 2011).