Liam Neeson: Un nuevo héroe de acción

Liam Neeson: Un nuevo héroe de acción

El veterano actor se ha convertido en un imán de taquilla. Y su papel en la cinta Battleship lo confirma.

Por: Alejandra Musi | Fecha: 11/05/12

 

Sus 1.93 metros de estatura imponen cuando entra en la habitación del Hotel Le Parker Meridien en Manhattan. Está a punto de cumplir 60 años y Liam Neeson no ha perdido ni un gramo de atractivo. Sonríe poco -incluso cuando bromea- y habla en voz baja, casi murmurando. La fama le llegó tarde, a los 41 años, cuando Steven Spielberg se fijó en él y lo convirtió en Oskar Schindler, el personaje que le valió una nominación al Oscar y lo metió de lleno en el círculo de los actores más cotizados de Hollywood. Sin embargo, Liam nunca pensó convertirse en el héroe maduro de las cintas de acción actuales. Tras el éxito de taquilla de Taken (2008) y la muerte de su mujer Natasha Richardson en un accidente de ski (2009), Neeson se refugió en los sets: hace un par de meses terminó el rodaje de Taken 2 y en 2011 filmó cuatro películas, todas de alto voltaje: Unknown, The Grey, Wrath of the Titans y Battleship, que se estrena este mayo en México y por la cual lo tenemos delante, con un café en una mano y su iPhone en la otra.

 

"No tengo Twitter ni Facebook. Sólo esto", dice señalando su celular y acomodándose en la silla. "Me asustan las computadoras, sólo uso el teléfono para estar conectado con quienes me interesan, y punto", comenta el actor irlandés, a quien el rodaje de Battleship tomó desprevenido y sin preparación. "Para interpretar al Almirante Shane, la verdad es que sólo llegué al set, me puse el uniforme y releí el guión", dice sin titubear. Y es que para Liam, hacer el papel de un héroe de la Armada estadounidense que tiene que dirigir la estrategia de decenas de barcos y luchar contra un enemigo sobrenatural, parece más un juego que una hazaña. "Estamos hablando de una película de acción, de aliens, no de una guerra", añade, restándole importancia al asunto y entrando de lleno en los detalles de esta filmación que empezó tres meses antes de lo que esperaba.

 

Esquire: ¿Es verdad que hubo una confusión en las fechas en las que tenías que empezar a rodar, y que estabas de viaje cuando te enteraste de que ya debías de estar filmando Battleship en Hawái?

Liam Neeson: Sí, ¡es verdad! Pensé que empezaríamos a rodar en diciembre y la filmación comenzó en septiembre. Estaba en un avión rumbo a Irlanda cuando me enteré. Fue como una escena de Fast & Furious, pues tuve que tomar el primer vuelo que pude rumbo a Hawái y aterrizar directo en el set vestido de militar. Lo cierto es que, a pesar del estrés, mi primer día de rodaje fue muy gracioso, porque estaba lleno de extras que eran marines de verdad; cuando me vieron vestido con el uniforme de mi personaje, el almirante Shane, me trataban como si en verdad fuera su jefe. Por más que les explicaba que yo sólo era un civil, no había forma de que dejaran de decirme todo el tiempo "sí señor, sí señor", y de comportarse como si en verdad estuviéramos en la Armada.

 

Esq: Battleship es una cinta muy a la Hollywood: aliens, acción, gran presupuesto e incluso una cantante como Rihanna. ¿Qué te atrajo del proyecto?

LN: Fueron varios factores. Primero, que conocía muy bien al director, Peter Berg (Hanckok, The Kingdom), de mi vida en Hollywood. Por otro lado, que mi compromiso con la cinta sería de sólo una semana y filmaríamos en Pearl Harbor, en un barco increíble de la Segunda Guerra Mundial. Poder estar en ese mundo durante unos días me pareció una oportunidad extraordinaria... además de que podría pasar el fin de semana en Hawái.

 

Esq: ¿En algún momento de la filmación te encontraste bailando al ritmo de Rihanna o entrenando en el gimnasio con su música?

LN: No, la verdad es que no. Tengo que confesarte que... ¡no conozco su música! Nunca la he escuchado. Pero lo que sí puedo decirte es que es una mujer adorable. Me tomé fotos con ella para mis hijos (risas).

 

Esq: El que Peter Berg también sea un actor, ¿te ayudó al momento de filmar?

LN: Sí, mucho. Trabajar con un director que también ha estado frente a las cámaras te da una conexión diferente. Peter es una persona muy profesional y centrada en todos los detalles; pero algo maravilloso es que su principal preocupación en el set se refiere al trabajo de los actores. Además, es alguien que deja mucho espacio para la improvisación. Si alguien proponía una mejor línea, o él pensaba que había que cambiar algo, lo hacíamos sin problema. Claro, no se trataba de cambios drásticos, pero sí de pequeños detalles que hacían parecer las escenas más naturales.

 

Esq: En la película se sugiere que hay una especie de aliens invadiendo la Tierra? ¿Cuál es tu postura hacia la posibilidad de que exista vida extraterrestre? ¿Crees en ella?

LN: Sí, creo que este es un gran universo y que en definitiva debe de haber otro tipo de vida más allá. No necesariamente tiene que tratarse de seres con ojos y orejas, quizá sea una vida microscópica que ni siquiera imaginamos, pero sí creo que debe de haber algo.

 

Esq: Últimamente parece haber un boom de películas en las que los enemigos son los extraterrestres? ¿Crees que esto pasa cuando se vuelve políticamente incorrecto ponerle nacionalidad al enemigo?

LN: Sí, es verdad? Puede ser. Lo que queda claro es que los aliens y los vaqueros nunca pasan de moda (risas).

 

Esq: En 2011 filmaste cuatro proyectos importantes? ¿Te queda tiempo para ti? ¿Qué haces cuando lo tienes?

LN: Casi no tengo tiempo libre, la verdad. Pero está bien, me gusta estar ocupado. Cuando puedo, disfruto mucho ir a pescar al norte de Nueva York. Y duermo todo lo que puedo.

 

Esq: Hablando del mundo militar que se puede ver reflejado en Battleship, ¿alguna vez te planteaste la posibilidad de ingresar al ejército o la marina?

LN: No, ¡nunca! Para nada. No es algo que me interese. Pero lo que sí soy es una persona muy disciplinada. Tienes que serlo cuando te dedicas a esto, porque las filmaciones llevan mucho tiempo y preparación. Te exigen estar en el set muy temprano y por lo general terminas muy tarde. Para aguantar ese ritmo tienes que tener orden, alimentarte muy bien, dormir, hacer ejercicio, etcétera. Disciplina.

 

Esq: Así que eres alguien que se preocupa por cuidar su aspecto físico, ¿o es una disciplina que adquieres sólo cuando estás en rodaje?

LN: Siempre me ejercito y como alimentos balanceados y sanos, independientemente de si estoy rodando o no. Mi cuerpo odia hacer jogging, pero lo que sí procuro es caminar unas ocho millas (13 km) diarias en Central Park y luego ir al gimnasio que me queda cerca de casa, donde ya tengo una rutina bien definida. Tienes que hacer algo para conservarte con energía.

 

Esq: Respecto a la disciplina, tienes dos hijos en plena adolescencia,  ¿cómo los estás educando?

LN: Soy súper estricto y los mantengo siempre a raya (risas). No, en realidad nos llevamos muy bien, los tres tenemos una relación excelente, son buenos chicos.

 

Esq: ¿Te gustaría que siguieran tus pasos?

LN: No. En realidad ésta es una profesión muy dura, por cada persona que obtiene trabajo y tiene éxito, hay diez mil más esperando una oportunidad. Es un trabajo demasiado complicado y muy demandante, es algo que apasiona, pero también exige.

 

Esq: Pero? ¿no crees que tu experiencia y prestigio podría ayudarles? ¡Mira a los hijos de Meryl Streep!

LN: No lo sé, creo que muchas veces ocurre lo contrario, porque tener un padre famoso es algo que pone mucha presión sobre los hijos. Las expectativas pueden ser devastadoras. Espero que elijan otro camino.

 

Esq: Decías que estabas rumbo a Irlanda cuando tuviste que regresarte a filmar a Hawái. ¿Qué relación tienes con tu país?

LN: Me encanta ir y volver constantemente porque además de que me gusta Irlanda, mi familia vive ahí: están mi madre y mi hermana. Pero la verdad, siendo sincero, creo que no podría volver a vivir en mi país después de tantos años residiendo fuera. Sería muy difícil.

 

Esq: ¿Cómo crees que ha cambiado Irlanda desde que te marchaste?

LN: Creo que han sucedido cosas muy positivas como el proceso de paz, por ejemplo. Hay un sentimiento de esperanza en la juventud irlandesa que me gusta. Lo que se respira es una sensación de que estamos invirtiendo en el futuro del país. A pesar de la crisis y de todos los problemas, siento que en Irlanda ahora mismo hay mucho optimismo.

 

Esq: ¿Te sientes satisfecho con el rumbo que ha tomado tu vida y tu carrera?

LN: Bueno? Creo que está bien. He podido hacer un poco de todo: teatro, televisión, cine y mi trabajo me permite pagar todas mis cuentas, así que no puedo quejarme.

 

Esq: ¿Cuáles han sido siempre tus prioridades al elegir qué hacer y qué no?

LN: Sólo me fijo en que el guión esté bien escrito, sin importar el género que sea. Como en The Grey. Trata de un grupo de refinadores de aceite en Alaska que trabajan durante meses y vuelven a casa sólo un par de semanas al año. Cuando van volando para encontrarse con sus familiares, el avión tiene un accidente y sobreviven seis personas. Y es mi personaje, Ottway, el que los dirige a todos.

 

Esq: ¿Por qué te entusiasmó tanto esa historia?

LN: Es una cinta de acción, pero muy emocional. Un grupo de personas que tienen que sobrevivir y que todo el tiempo son perseguidas por los lobos. Filmamos en Vancouver a 40 grados bajo cero, y tuve que interactuar con las fieras y la naturaleza. La experiencia me encantó.

 

Esq: ¿Crees que serías un buen superviviente?

LN: No estoy seguro. Me siento bien en el frío y creo que puedo manejarme en un ambiente así; pero si de pronto me viera perdido en medio de una selva, creo que me pondría a llorar.

 

Esq: ¿Qué tanto sigues disfrutando actuar hoy en día? ¿Ha cambiado en algo tu emoción de los primeros años?

LN: Ha madurado, en el sentido en que he aprendido a no llevarme el personaje a casa y a tomarme las cosas con más calma. Aún me siento afortunado de estar en un set. De otra forma, este trabajo no tendría sentido.

 

 

 



BROOKLYN DECKER EN GUERRA

 

 

Sí, probablemente la recuerdes saliendo de la playa en un bikini diminuto en la cinta Just Go With It, de Adam Sandler (ok, ya puedes cerrar la boca), pero Brooklyn Decker no se quiere encasillar como otra cara bonita (y otro cuerpo espectacular) de Hollywood. O por lo menos eso intenta demostrar en Battleship, en la que interpreta a la hija del personaje de Liam Neeson, una terapeuta especializada en heridos de guerra. La entrevistamos y esto fue lo que nos dijo:

 

Su inspiración más grande para este personaje fue la teniente Ellen Ripley (Sigourney Weaver) de Alien."Era sexy, audaz y femenina, pero aun así podía patearte el trasero?. A nivel personal, su modelo a seguir es Charlize Theron.

 

Para Battleship, su preparación fue más emocional que física: convivió con varios veteranos de guerra, tanto en Hawái como en hospitales militares en Houston."Verlos con esperanza aunque hayan perdido sus piernas, fue impresionante; te hacía sentir tan insignificante". Su hermano menor, Jordan, se enlistó en el ejército después de acompañar a Brooklyn al set de esta cinta.

A los 18 años se mudó sola a Nueva York y comenzó a modelar; sin embargo, su verdadera vocación es la actuación:"Comencé a leer obras de teatro y a estudiar. El modelaje te da las bases, pero es demasiado calculador y sin imaginación".

 

El casting para Battleship se basó en videos que Decker le mandó a los productores de la cinta. No los convencía del todo, hasta que se presentó frente al director, Peter Berg, y pelearon frente a la cámara. Literalmente.

 

En unas semanas estrena su nueva cinta, What To Expect When You?re Expecting, conformada por varias historias sobre el embarazo:"Voy empezando mi carrera, pero creo que lo mío, lo mío, es la comedia".