Consejos para comprar una tablet

Consejos para comprar una tablet

¿Crees que sólo el iPad saciará tu hambre de tener una tablet?. Aquí te lo decimos

Por: Román Salgado | Fecha: 30/11/12


No es un secreto la diversidad de fabricantes, ofertas y precios en el mundo de los gadgets y tomar una decisión acerca de qué tablet comprar puede llegar a resultar complicado. Podemos buscar por Internet, pero la mayoría de páginas nos informará con  datos y cifras que posiblemente no hagan sólo que confundirnos aún más de lo que ya podamos estar. Por eso te dejamos aquí algunos consejos para que elijas la tablet que mejor te convenga.



PRECIO
El aspecto económico es quizás el primero a considerar para hacer una elección correcta. No todos los usuarios pueden o quieren gastar una cantidad de dinero excesiva, por lo que habrá que ponerse un límite. Aquí juega también un papel importante la finalidad de la tablet. Muchos usuarios planean usar su tablet con propósitos profesionales y de alguna manera podría decirse que necesitan una tablet, pero para la mayoría es poco más que un capricho. Dada la gran variedad de precios en el mercado, es necesario fijar un margen de precios inicialmente, lo cual reducirá de forma drástica los posible candidatos.


CONECTIVIDAD
Posiblemente la decisión más relevante a tomar sea si compraremos una tablet con conectividad 3G o no. La conectividad 3G hace más caro el producto, aunque si la adquirimos a través de una operadora de telefonía celular, el precio inicial se puede reducir bastante. Ojo con esto, porque es un arma de doble filo: Puede ser muy atractivo comprar una tablet de gama alta por la mitad o la tercera parte del precio que tiene si la compramos libre, pero al hacerlo nos estamos amarrando durante 18 o 24 meses con un operador de telefonía. Es conveniente revisar el precio de los recibos que nos estamos comprometiendo a pagar y hacer un cálculo sencillo del cuál será el precio final del dispositivo a la conclusión del contrato de permanencia. Aunque las tablets son cada vez más ligeras, no son un teléfono, y pocos usuarios las llevarán encima durante su rutina diaria, a menos que les sea estrictamente necesario. Si nuestro propósito es usar la tablet principalmente en casa, donde ya disponemos de una red WiFi, o en otras ubicaciones no móviles, es muy posible que no nos interese contratar una tarifa de datos. Igualmente, si ya disponemos de un smartphone, es poco probable que necesitemos una tablet 3G.


PROCESADOR
Cada día se anuncian nuevas tablets con procesadores más potentes y espectaculares, con una potencia que aunque no llega a alcanzar la de los PC de escritorio o portátiles, sí  se encuentran ya en cifras comparables. En este aspecto, está claro que más es mejor. Sin embargo, si planeamos utilizar nuestra tablet para las tareas más comunes, como navegar por internet, escuchar música o ver vídeo, o ejecutar tareas de organización y planificación, es posible que no necesitemos una gran potencia de proceso. Existen aplicaciones más complicadas, de edición de vídeo o imagen o de ingeniería, que pueden requerir más potencia de procesamiento. Sin embargo, para lo que la mayoría de los usuarios emplean la potencia del procesador es para jugar. Si deseamos poder jugar a los juegos más complejos y avanzados, un procesador de gran potencia es imprescindible; por el contrario, si no somos grandes jugadores, o somos más bien jugadores casuales, y nos conformamos con juegos de habilidad mental o puzzles tipo Angry Birds, podemos optar por otro tipo de procesadores que tienen un rendimiento muy bueno y que no tiene porque ser el último Tegra 2 a 1,5 GHz.


MEMORIA
Otro aspecto a tener en cuenta es la memoria. En esta cuestión, existe bastante confusión entre muchos usuarios. Hay que distinguir entre memoria RAM, almacenamiento interno y almacenamiento externo. La primera de ellas, la memoria RAM, está más relacionada con el rendimiento de la tablet y la cantidad y complejidad de las operaciones que puedan ejecutar de forma simultánea. Para la gran mayoría de los usuarios, una memoria de 512 Mb o 1 GB debería ser suficiente, a no ser que planeen ejecutar aplicaciones de muy alta complejidad.


PANTALLA
El tamaño y prestaciones de la pantalla es otro de los grandes aspectos diferenciadores de las tablets. Actualmente existen en el mercado desde tablets con pantallas de poco más de 5 pulgadas, que se consideran híbridos entre tablets y smartphones, hasta dispositivos con pantallas de 10 o más pulgadas. Éste es otro aspecto en el que tiene gran importancia el uso que se le vaya a dar a la tablet; los usuarios que necesiten llevar la tablet consigo, es posible que prefieran dispositivos de pantallas más pequeñas y manejables, en función de las aplicaciones que vayan a utilizar. Para su uso doméstico, una pantalla más grande permitirá operar el dispositivo con mucha más comodidad, por lo que en este aspecto recomiendamos pantallas más grandes para casa, que permitirán además otros usos, como la posibilidad de ver películas en un tamaño medianamente decente. Respecto a las características y prestaciones de la pantalla, hoy día prácticamente la totalidad de tablets ofrecen pantallas táctiles capacitivas de gran sensibilidad y con una buena resolución de imagen. Las resoluciones más altas son muy llamativas en las especificaciones y obviamente se ven mejor, pero posiblemente pocos usuarios necesiten grandes resoluciones. Por ejemplo, ver una película en alta definición 1080p en una pantalla de 10 pulgadas no tiene mucho sentido.