¿Por qué hay disturbios en Inglaterra?

Los recientes incidentes de violencia reflejan profundos problemas de la nación británica

Por: Redacción | Fecha: 12/08/11

 

 


Cómo comenzó todo: Con cierta tensión por la crisis económica actual en Inglaterra, el incidente conflictivo más reciente de Tottenham, Londres, comenzó el sábado 6 de agosto en la madrugada. Se realizó una marcha en protesta por el fallecimiento de Mark Duggan, un joven de color de 29 años de edad, quien murió en un tiroteo por oficiales miembros de la unidad policiaca dedicada a investigar crímenes en las comunidades de Trident.

 

 

Comienzan los disturbios violentos: La primera manifestación en Tottenham, fue convocada para el sábado 6 de agosto, a las 17:00 horas, frente a las instalaciones de la comisaría local. Pero algunas horas después el acto se tornó violento, los manifestantes lanzaron botellas contra dos autos de la policía y, ante ello, policías antidisturbios comenzaron a desplegarse. Tiendas, cajeros automáticos  y incluso un autobús de dos pisos fueron saqueados e incendiados. 48 de los casi 300 manifestantes fueron detenidos.

 

Tottenham: el barrio: Localidad ubicada al norte de Londres, Tottenham durante las últimas tres décadas ha sido escenario de varios disturbios y es identificada como una zona problemática por problemas como el bajo nivel socioeconómico. Por lo mismo son los primeros en ser golpeados en una crisis como al actual, que ha llevado a que Inglaterra haga recortes en el gasto social.

Tiene una gran diversidad racial, con residentes de origen afrocaribeño, polaco, turco y judíos ortodoxos que conviven con ingleses blancos. El conflicto que desató todas las manifestaciones hace evidente también que aún existe una gran  tensión que hay entre la comunidad negra y la policía.

 

 

 



¿Quién es Mark Duggan?: El joven de origen africano tenía 29 años y era padre de cuatro hijos; fue sospechoso de mantener nexos con pandillas del norte de Londres, como Broadwater Farm Posse y Tottenham Mandem. Duggan se encontraba bajo investigación de policiales de Trident,la unidad encargada de investigar crímenes de armas entre la comunidad negra. Reportes no confirmados lo señalan como vendedor de drogas, debido a mensajes en la red social que lo involucran con bandas como "Soldado" y "General de cinco estrellas".

Sin embargo, familiares y amigos afirman que Mark Duggan no era ningún criminal. En The Guardian declararon que eraun "buen hombre, un hombre de familia" y que "no era estúpido como para disparar a la policía".

El peroiódico El País publicó que existen versiones que contradicen las circunstancias de su muerte. La primera indica que Duggan portaba armas y había fallecido por el intercambio de disparos; la segunda plantea que el joven disparó a los agentes desde el taxi antes de morir y, la tercera, proporcionada por reportes de The Guardian, menciona que de acuerdo con los exámenes realizados a una bala impactada en un receptor de radio de los agentes, ésta provenía de un arma perteneciente a la policía y no de Duggan.

El Comité Independiente de Quejas a la Policía (IPCC) admitió el martes 9 que no hay pruebas que Mark Duggan haya tenido un arma en su poder antes de ser asesinado.

 

Los conflictos al estilo británico: Hoy los conflictos son causados por la crisis económica, descontento social, racismo y recortes en los beneficios dados por el gobierno. Sin embargo, El País nos recuerda que Inglaterra ha vivido varios conflictos de índole callejera durante los últimos 20 años, que muestran los problemas de racismo social:

St Pauls, Bristol. 1980. Por un operativo en una cafetería ubicada en Grosvenor Road, se presentó un conflicto entre policías e individuos de gente de color y provocó 19 heridos, 130 arrestos e incendios de patrullas y edificios.

Toxteth, Liverpool. 1981. Después del arresto del joven Leroy Cooper, los disturbios fueron extendidos por nueve días, hubo 500 detenidos, un muerto y 500 heridos.

Brixton, Londres. 1995. Después del fallecimiento de un joven negro que era custodiado por el robo a una pareja, cientos de manifestantes se enfrentaron a la policía y más de 20 personas fueron aprehendidas.

Londres. 2010. En oposición al plan de ajuste del gobierno, comandado por el primer ministro David Cameron, 50 mil manifestantes realizaron marchas e intentaron tomar la base principal del Partido Conservador.

 

 

 



Las manifestaciones llegan a Liverpool, Birmingham y Manchester: Los disturbios se expandieron y provincias aledañas simpatizaron con el fenómeno. En el tercer día de violencia en Londres, la ciudad de Liverpool reportó incendios de vehículos y edificios.

Birmingham, una de las ciudades más grandes de Inglaterra, sufrió también de incendios a locales comerciales, así como robos y ataques a vehículos. Debido a incidentes no únicamente en la urbe, sino también en West Bromwich y Wolverhampton, se detuvo a 36 personas.

En Manchester se han ejecutado también ataques, entre los que destacan incendios a un edificio y a una tienda propiedad de la marca Miss Seldfridge.

Los saqueos inclusive se presentaron en Nottingham, Brixton, Leeds y Bristol, y la suma total de personas arrestadas por los disturbios ingleses sumaban, hasta el 9 de agosto, 563 y, de acuerdo con Scotland Yard, 105 de ellos han sido ya acusados. El número de policías ubicados por las calles de Londres son 16 mil, a cuatro días de haber iniciado los disturbios.

 

El impacto de las redes sociales y Blackberry: Este conflicto ha demostrado la alta capacidad de convocatoria que pueden tener redes sociales como Twitter y Facebook -y como fue evidente en las manifestaciones de otros países como en los conflictos de Medio Oriente-

Y específicamente el Blackberry ha sido uno de los mayores protagonistas en los disturbios de Tottenham. Al parecer, Mark Duggan escribió en el BlackBerry Messenger (BBM), que agentes policiales lo seguían. para captar así la atención de sus usuarios.

Y desde el sábado se enviaron mensajes que sugerían posibles lugares para más disturbios y el método para distribuir mensajes a grupos más grandes es unirse a una lista de contactos con un PIN único.

Con el propósito de evitar un posible veto, la compañía canadiense Research In Motion (RIM), propietaria de BlackBerry. tuvo que abrir el acceso a sus mensajes y su filial en Inglaterra se solidarizó con las víctimas de los disturbios a través de Twitter, al señalar que se comprometían a ayudar a las autoridades como fuera posible.

Sin embargo, el gobierno británico busca la fórmula para impedir este tipo de comunicación. El primer ministro británico, David Cameron, dijo ayer en una sesión de emergencia del Parlamento británico, que el Ejecutivo está trabajando con la policía, los servicios de inteligencia y la industria de internet con la intención de "parar" a quienes recurren a las redes sociales para organizar actos violentos y criminales.

Cameron no detalló qué tipo de intervención se estudia para frenar el poder de convocatoria que han demostrado tener redes como Twitter y Facebook. Y quizá después de la disminución de los disturbios la idea no se concrete, sin embargo, resulta un tema bastante delicado de posible censura.

La sensibilidad frente al impacto que los medios y redes sociales tienen en estas manifestaciones ha llegado a tal punto que incluso Levi's tuvo que quitar de circulación su última campaña que invitaba a los jóvenes a rebelarse

 

http://www.youtube.com/watch?v=HG8tqEUTlvs

 

 

Reacciones y consecuencias para Inglaterra: Políticamente, Inglaterra no la ha tenido fácil últimamente y con esto, menos. Los disturbios en Inglaterra provocaron que David Cameron, actual -y muy criticado- primer ministro de Inglaterra, regresara anticipadamente de sus vacaciones en Italia. Scotland Yard ya se había visto muy debilitada por la dimisión de su jefe Paul Stephenson, luego del escándalo de News of The World, y frente a la situación actual llamó al país a identificar a los manifestantes para lograr su detención. Esto ha generado más reacción ciudadana, la cual exige que se consigne a los oficiales responsables de la muerte de Mark Duggan.

Los daños de todos las manifestaciones y sus saqueos, incendios, etcétera, podrían costar más de 240 millones de dólares para una Inglaterra debilitada por la crisis y los excesivos gastos que implica la organización de los Juegos Olímpicos del próximo.

 



Lo que sigue: Los incidentes son cada vez más aislados, gracias a las fuertes medidas adoptadas por el gobierno británico, y hasta ahora el saldo es de 5 muertos y 1900 detenidos. Lo que sigue es buscar a responsables. Hoy el Cameron declaró "A la minoría de los sin ley, a los criminales que se han quedado con todo lo que han podido, hoy les digo: Los vamos a buscar, los vamos a encontrar, los vamos a acusar ante los tribunales,  los vamos a castigar. Van a pagar por todo lo que han hecho", proclamó el Primer Ministro. Asímismo, el gobierno ofreció ayuda a los negocios y particulares afectados por los disturbios.