5 errores garrafales que seguramente cometes con tu traje

 
 

Te contamos cuáles son los pecados capitales de la sastería masculina. Apúntalos y ¡evítalos!

Por: Redacción Esquire @esquirelat

 

Ya sea tu atuendo de diario, o solo lo uses en ocasiones especiales (y se te ponga un sudor frío con la sola idea de tener que vestirlo), saber llevar un traje es todo un arte. Paradójicamente, es algo muy sencillo de vestir, pero también es muy fácil caer en los errores: una manga demasiado larga, corte incorrecto, hombros caídos, etc. Por tanto, se necesita de vez en cuando un repaso a lo básico.

A continuación vamos a enumerarlos:

1. No prestar atención a la corbata.

Este es uno de los errores más comunes a la hora de ponerse un traje, algo que puede convertir de forma instantánea a un adulto en un niño de ocho años con aspecto de hombre. Es fácilmente corregible, pero si no estás seguro es incluso mejor que te olvides de la corbata. No te estamos sugiriendo que te hagas un nudo de corbata de fantasía con una sola mano, pero si tu corbata no cae justo por encima de tu cintura y firmemente atada, entonces es hora de reevaluar seriamente muchas cosas.Y recuerda, tu corbata nunca debe ser más delgada que la solapa del traje. Nunca jamás.

2. Llevarlo todo demasiado lejos.

Aunque ya no vivimos aquella pandemeia que arrasó al estilo masculino allá por 2011-2013 (sombreros de fieltro, calcetas amarillas, lentes de sol XXL, cinturones marrones), vestir un traje de forma exagerada es algo que por desgracia todavía tenemos que ver de vez en cuando. Agregar adornos sutiles a una apariencia simple es una cosa (algo que fomentamos), pero cuando un traje se convierte en una extraña colección de corbatas, cinturones a juego con los zapatos y bolsillos decorados con flores, creemos que ya está mal. Si tienes dudas, cumple con la regla de no llevar más de tres accesorios a la vez - y sí, esto incluye tu reloj.

3. Entender la importancia de una buena camisa

Es una de las partes más importantes de llevar un traje. Una mala camisa puede arruinar absolutamente todo, no lo dudes. Si bien no es necesario que te gastes una fortuna, es importante tener una camisa que se ajuste a ti lo suficientemente bien para que no se arrugue mucho, y que las mangas lleguen exactamente hasta las muñecas. Y si te sientes como si te hubieras desabotonado demasiados botones, quizás es porque precisamente has hecho eso y son demasiados…

4. Unos malos zapatos lo pueden arruinar todo

Es una escena que todos hemos visto antes: ves a un hombre y piensas: "Está bien vestido. "Traje azul marino bien cortado, buen corte de pelo, sabe cómo usar una corbata...". Entonces, la banda sonora de Jaws inexplicablemente suena en tu cabeza y ya lo sabes… lo sabes. Escaneas hacia abajo, y allí están. Esas monstruosidades color caramelo de suelas delgadas... Otro traje decente arruinado por un par de zapatos horrendos.  

5. Ten cuidado con lo que no queda bien

Un traje que no te queda bien es algo que tienes que eliminar de tu armario de inmediato. Estamos hablando de pantalones que no se asientan del todo bien, que se acumulan un poco ahí abajo, pero que es algo obvio. O mangas que cubren un centímetro de más sobre los puños de tu camisa. O de un saco que queda demasiado suelto cuando está abrochado...

 

Comenta esta nota