De viajes y de copas: San Miguel de Allende

De viajes y de copas: San Miguel de Allende

Una visita de algunos días a la ciudad guanajuantense sólo puede mejorar con un excepcional tequila premium.

Por: Una Pérez Ruiz | Fecha: 07/12/12

Ciudad: San Miguel de Allende, México.

Días: tres, por lo menos.

Ideal para: ir en plan familiar.

 

Muy buenos vinos, un mezcal hecho a mano y un tequila premium hacen aún más disfrutable la visita a Mendoza, en Argentina, y a Oaxaca y a San Miguel de Allende, en México. Pasa un fin de semana (o un poco más) para consentirte con estos extraordinarios planes que te proponemos.

 

¿Tequila guanajuatense? sí, señores, al menos en espíritu. Casa Dragones es un tequila joven de edición limitada, cien por ciento de agave azul, que se elabora, como manda la tradición, en Tequila, Jalisco. Sin embargo, el hogar espiritual de la marca está en San Miguel de Allende, la fascinante ciudad guanajuatense. Aquí se encuentra la construcción del siglo xvii que albergó los establos del regimiento de caballería de los Dragones de la Reina, dirigido por el héroe independentista Ignacio Allende. Ahora es una residencia privada, donde se llevan a cabo degustaciones exclusivas de este tequila, nacido de la complicidad entre Bertha González Nieves, primera mujer en ser nombrada maestra tequilera por la Academia Mexicana de Catadores, y Bob Pittman (fundador de mtv).

 

En Recreo, una tranquila calle empedrada del centro de San Miguel, está la casa de cuatro espectaculares habitaciones, decoradas con antigüedades y un gusto exquisito. El patio está lleno de bugambilias y vegetación exuberante que por las noches se ilumina con velas, lo que le da un toque íntimo a las catas de Casa Dragones. El inmueble se puede rentar para eventos privados, pero fuera de eso, sólo está disponible para los invitados de la marca, así que funciona como sede de las degustaciones dirigidas por la anfitriona, Sandra Chollet. Te recomendamos reservar la cata (info@casadragones.com) antes de viajar y dedicarle las horas tempranas de la tarde: te dejará del mejor humor para comenzar la noche.

 

A la salida, puedes ir a cenar a la esquina, literalmente, en el restaurante y panadería artesanal Cumpanio (cumpanio.com), para luego disfrutar de la mejor vista de San Miguel de Allende desde el Luna Rooftop Tapas Bar del hotel Rosewood, donde no podrás resistir los deliciosos cocteles y las tapas que ha preparado el chef Carlos Hannon. En cuanto al alojamiento, las amplias, elegantes y silenciosas suites del Rosewood (rosewoodhotels.com/sanmiguel) te brindarán un descanso absolutamente reparador, y su spa ofrece un menú muy completo de masajes y tratamientos. Otra opción es el chic Hotel Matilda (hotelmatilda.com), que alberga una importante colección de arte contemporáneo latinoamericano y cuyo restaurante, Moxi, está desde hace poco a cargo del chef Enrique Olvera, de Pujol de la Ciudad de México. También puedes quedarte en el sofisticado y exclusivo L?Ótel (l-otelgroup.com), decorado por el arquitecto Roy Azar, o en Dos Casas (doscasas.com.mx), donde la mezcla de artesanías mexicanas y piezas retro logra una atmósfera inigualable.

 

Date una vuelta por el centro de la ciudad y por el parque Benito Juárez, y reserva una mañana para un tour por la zona arqueológica, recientemente abierta al público, de Cañada de la Virgen, a 30 kilómetros al suroeste de la ciudad: la panorámica desde su pirámide truncada quita el aliento. Para los que andan en plan de exploradores de la naturaleza, Coyote Canyon Adventures (coyotecanyonadventures.com) ofrece todo tipo de paseos a caballo, en globo aerostático, bici de montaña, kayak y aviones ultraligeros, además de acampadas y baños de temazcal.

 

A tan sólo tres horas de manejo desde la Ciudad de México, San Miguel de Allende sigue siendo un lugar precioso. Lo que sorprende es lo mucho que ha crecido y cómo se han multiplicado las opciones para comer bien, ir de compras y pasarla de maravilla: lánzate este fin de semana y compruébalo por ti mismo.