Guía practica para que tu primer tatuaje sea todo un éxito

 
 

La estación del año, el protocolo profesional, la zona, el diseño o el color. Si vas a tatuarte, ten en cuenta estas recomendaciones.

Por: Christian Rodríguez @esquirelat

Las modas van y vienen, pero el tatuaje es para siempre. Podría sonar demasiado trascendental e incluso arcaico, pero es una realidad que has de meditar antes de marcar tu piel con tinta por primera vez. Si estás seguro, has de tener en cuenta unas leyes no escritas que todo amante del grabado corporal debe saber antes de dar el paso. No te preocupes, aquí te lo explicamos.

Después del primero, querrás otro y otro y otro... 

1. Tener en cuenta que nuestros sentimientos y emociones pueden no durar para siempre: no te emociones con el primer tatuaje y evita mensajes que puedas despreciar en un futuro (véase ese Carpe Diem, el Young Forever que cargarás a tus 50 o el nombre de tu pareja ese verano).

2. Opta por hacértelo en invierno, ya que la exposición al sol es contraproducente en la cicatrización del tatuaje, y no querrás pasar el verano tapado y fuera del agua.

3. Valorar la limpieza y recomendaciones del estudio de tatuaje. Intentar ahorrarse unos pesos y bajar la calidad puede pasar factura a corto plazo en nuestra piel.

4. Conocer el trabajo del tatuador, ya que éste te podrá hacer una idea sobre cómo será nuestro tatuaje. Importante ir recomendado, sobre todo si eres novato en el mundo de los tatuajes.

5. Asimismo, no descartes la idea de contratar un diseñador previo que te haga el boceto del dibujo, ya que es posible que encuentres de forma más fácil a un buen dibujante que a un buen tatuador con gracia para esbozar ideas.

6. Esto puede parecer obvio, pero cerciorarse de que el mensaje que vamos a grabar en nuestro cuerpo es fiel a lo que buscamos es más relevante de lo que crees. Es posible que el profesional que te tatúe sea muy bueno en lo suyo, pero duda de sus conocimientos de árabe o chino mandarín –y duda de traductores automáticos en Internet-.

7. Pensar en tu profesión y en la repercusión que un acto de ocio puede tener en tu imagen. Actualmente los prejuicios cuando pintamos nuestra piel están desapareciendo, pero existen aún leyes de protocolo que deben ser respetadas.

8. No subestimar el cuidado a posteriori del tatuaje, ya que una atención firme hará que la tinta y el dibujo se asiente mejor en nuestra piel.

9. Ten en cuenta la zona: si puede ir tapada o no, o si puede repercutir en temas de salud futuros. En este punto tendrás que valorar que existen zonas de nuestro cuerpo que no permanecen igual de tersas toda tu vida, en especial la zona abdominal.

10. Por último, recuerda que la eliminación del mismo es posible, pero que remover uno a color cuesta y duele cinco veces más que uno sin pigmentos. Factor a tener en cuenta para los dudosos.

 

Crédito de foto: Getty Images

 

Comenta esta nota