Mejor director, los pronósticos de los Oscars

Mejor director, los pronósticos de los Oscars

Una quinteta variada: un multipremiado, uno de comedia, un taiwanés, un alemán de perfil poco comercial y un novato.

Por: Jaime Ramírez Ortiz/Cinemanía | Fecha: 22/02/13

 

 


Steven Spielberg

 

Película: Lincoln (Lincoln)

El llamado "rey Midas de Hollywood" es nada menos que el realizador que cambió la historia de la industria entera a mediados de los 70. Con Tiburón, Indiana Jones y E.T., atiborró las taquillas, mientras que se echó a la bolsa hasta al crítico más exigente con La lista de Schindler. Y es con ese mismo ímpetu y calidad que regresa a la competencia por séptima ocasión en esta categoría, con dos estatuillas ya en casa (por esta última cinta y Rescatando al soldado Ryan), de la mano del ícono histórico de mayor importancia para su país.

 


Le ayuda:
Lincoln es sin duda su obra más lograda de las últimas dos décadas, lejos de la sensiblería de Caballo de guerra, su "carta fuerte" del año pasado. La Academia lo adora y le ha demostrado su apoyo en múltiples ocasiones, por lo que sería el momento ideal para otorgarle el tercer Oscar a un director que ha contribuido tanto a que Hollywood siga siendo "la fábrica de sueños". Y francamente quince años de no subir al escenario pueden ser demasiados con un apellido como el suyo.

 


Le perjudica:
Solo tres personas han logrado superar el par de galardones en esta categoría y los votantes lo pensarán dos veces antes de marcar su nombre en las boletas. Los más jóvenes, posiblemente, elegirán una cara nueva.

 


Apuesta:
Es su oportunidad para ingresar a la lista de los grandes. ¿Si el año pasado le tocó hacerlo a Meryl Streep, porque no hoy a este ícono del cine?

 

 


David O. Russell

 

Película: Los juegos del destino (Silver Linings Play Book)

Tres reyes fue el vehículo que le permitió presumir de qué está hecho. Hasta hoy, a pesar de su nominación en esta categoría hace dos años por El peleador, su perfil se ha mantenido más bien bajo, pero al mismo tiempo continúa labrándose un camino sólido dentro del cine estadounidense en una gran diversidad de géneros. Así lo demuestra Los juegos del destino, una comedia romántica que ha logrado lo que parecía imposible: ganarse a la crítica especializada sin descuidar las preferencias del público.

 


Le ayuda:
Ya fue catalogado como el Mejor Director del año en el Hollywood Film Festival, a lo que habría que sumar la aprobación que la audiencia ha mostrado en distintos festivales hacia una película que podría dar la sorpresa en el rubro principal. De ser así, sus bonos aumentarían.

 


Le perjudica:
Su reputación poco puede hacer frente a la de sus competidores, aunque eso no obstaculizó el camino de Michel Hazanavicius el año pasado. De todas maneras, aún en el caso de que su filme ganara en la categoría central, puede que él sí sea aplastado ante la experiencia del realizador de Jurassic Park.

 


Apuesta:
Es más probable que se lo lleve en guión adaptado y será difícil que se retirara con dos estatuillas.

 

 


Ang Lee

 

Película: Una aventura extraordinaria (Life of Pi)

Este realizador taiwanés se ha convertido en una presencia frecuente dentro de la ceremonia desde 1994, cuando Banquete de bodas fue nominada como Mejor Película Extranjera. En veinte años, ha ganado la estatuilla en dos ocasiones, una en dicha categoría por El tigre y el dragón y otra en esta quinteta, por la polémica Secreto en la montaña. Hoy va por la tercera gracias a un filme cuya puesta en escena es apabullante, sin duda, todo un logro en materia de dirección.

 


Le ayuda:
Superó el reto de transformar una novela de contenido espiritual en una obra maestra en términos plásticos y formales, permitiendo que la técnica del 3D esté al servicio de la obra y no viceversa, como suele ocurrir. Si algo merece ser premiado en el filme es la dirección de Lee y en eso hasta los académicos deben estar de acuerdo.

 


Le perjudica:
Es otro cineasta que repetiría victoria, aunque a él esto le represente más un obstáculo que una fortaleza. Y es que, a pesar de su renombre, competir con Spielberg en similares circunstancias no lo deja muy bien parado: de entrada, su victoria anterior fue hace siete años, menos de la mitad de tiempo que la de su contendiente.

 


Apuesta:
Difícilmente. Hoy a su tigre le falta garra...

 

 


Michael Haneke

 

Película: Amour (Amour)

En 1997, sacudió las conciencias de todo el mundo con Juegos divertidos, un drama incisivo y cruel sobre la falta de valores en las nuevas generaciones. Desde entonces, su sadismo lo convirtió en uno de los autores más importantes del cine europeo, por lo que fue una enorme sorpresa que su más reciente cinta fuera considerada en el gusto de la Academia, que suele gravitar hacia tonos y temas más edificantes. Sin embargo, el talento de este cineasta es innegable sin importar lo fuertes que sean sus cintas.Le ayuda: Fue uno de los favoritos para llevarse el Oscar de Película Extranjera hace tres años, luego de que El listón blanco ganara la Palma de Oro en Cannes. Y aunque sólo se quedó con la nominación, este año volvió a embolsarse el máximo galardón en dicho festival, lo que, sumado al premio del Cine Europeo, lo convierte en uno de los directores más destacados del 2012.

 


Le perjudica:
Es un extranjero que compite por un filme extranjero. La tendencia nos revela que estas menciones suelen servir a la Academia para "pararse el cuello" ante la crítica, pero nunca pasa nada en el momento de la verdad.

 


Apuesta:
Aquí, su presencia es meramente decorativa.

 

 


Benh Zeitlin

 

Película: Una niña maravillosa (Beasts of the Southern Wild)

Indudablemente, la mayor sorpresa de esta edición. Para la Academia, el primer largometraje de este joven neoyorquino alcanzó los méritos suficientes para arrebatarle el lugar a dos de los realizadores más premiados por la crítica en el 2012: Ben Affleck y Kathryn Bigelow. Por si fuera poco, también se deshizo de Quentin Tarantino, Tobe Hooper y P.T. Anderson. Una incursión que sólo con el tiempo demostrará su pertinencia y trascendencia.

 


Le ayuda:
Por supuesto, la hazaña anterior y el cálido recibimiento que su filme tuvo en Sundance y especialmente en Cannes, donde se hizo del premio de la crítica FIPRESCI y de la Cámara de Oro en la sección "Una cierta mirada".

 


Le perjudica:
No cuenta con la proyección masiva ni el reconocimiento unánime de cualquiera de sus contendientes, además de que no son comparables los esfuerzos de dirección que implica una superproducción hollywoodense a los de una cinta tan pequeña como esta.

 


Apuesta:
Más que sorpresa, sería un milagro escuchar su nombre.

 

Busca el artículo completo y más información de esta y otras películas en la revista Cinemanía de este mes.


OS