Éste soy yo: Joaquín Phoenix

Éste soy yo: Joaquín Phoenix

El actor puertorriqueño nominado al Oscar habla sobre su papel en la cinta The Master.

Por: Alejandra Musi | Fecha: 19/02/13

 

 

 

--Para interpretar a Freddie Quell en The Master me maté de hambre. Tuve que bajar casi diez kilos y al terminar de filmar, antes de hacer la última toma, fui por una bolsa de papas. Cuando dijeron "¡corte!", corrí a atragantármelas. A partir de ese momento me pasé una semana sin parar de comer. Volví a ser un gordito normal.

 

 

--Creo que Paul Thomas Anderson [director de The Master] es un maldito genio. Antes de hacer la película no me había decidido a trabajar con él porque pensé que iba a ser un director muy rígido en el set, pero es justo lo contrario. Él superó mis expectativas en todos sentidos.

 

 

--Siempre siento nervios y ansiedad cuando hago un nuevo proyecto. Hay una parte en mí que disfruta emocionándose y sintiendo el peligro.

 

 

--Empecé a actuar a los ochos años, cuando era un niño, y después de 30  años de carrera he aprendido que de nada sirve lo que me enseñaron en la escuela de actuación. Al menos para mí. Todo eso que te dicen de que tienes que estar en tu marca, aprender tus líneas y encontrar tu luz no sirve.

 

 

--Cuando actúo hago lo que tengo que hacer. Algunas veces me siento ansioso al filmar, pero es mi trabajo. Hay ocasiones en las que tengo que hacer cosas incómodas y estoy cansado o simplemente no quiero hacerlas. Preferiría estar haciendo el amor con mi novia o jugando con mi perro. Pero es un trabajo y es lo que hago para vivir. Así que me aguanto. Como cualquier otra persona en el mundo.

 

 

--Nunca pienso si mis personajes me afectan o no. No trato de separarlos de mí y decir, "éste es Freddie y éste soy yo". Es algo en lo que no reflexiono nunca, ni tampoco me preocupa.

 

--La rutina de los rodajes son la antítesis de lo que busco como actor. El hecho de tener que aparecer en el set, meterme a un tráiler, ir a que me maquillen y demás, en ocasiones me hace sentir que toda la maquinaria está trabajando en mi contra, pues me aleja de lo que quiero sentir y experimentar como actor.

 

 

--No soy bueno con los grupos. Me cuesta trabajo platicar de algo cuando estoy rodeado de 60 personas cada día durante un par de meses. Se me dificultan mucho las grandes filmaciones. Al igual que las ruedas de prensa, me parecen inhumanas. Prefiero los espacios más íntimos y cercanos.

 

 

--Nunca tengo una sola motivación para hacer un personaje, por eso no sabría decir qué es lo que me atrae de una película para decidir si la hago o no. Pero sé que tiene que ser un proyecto que tenga un significado para mí.

 

 

--No tengo ningún sistema de creencias. No sé mucho de religión, ni siquiera podría nombrarlas. Pero encuentro valores en las pocas que conozco. Todas tienen algo que aportar. Nuestra experiencia es subjetiva, está regida por nuestra vida personal. Cualquier cosa que te haga feliz está bien. Si las personas encuentran contención o satisfacción siendo católicas, ¡genial! Si por el contrario piensan que son más felices no perteneciendo a ningún grupo, está perfecto. Las personas tienen derecho a creer en lo que quieran.

 

 

--Nunca he querido ofender a nadie, algo que ocurrió con I`m Still Here [su controversial seudodocumental de 2010]. Muchas personas sintieron que mi intención era atacarlas a ellas o a la industria. Lo único que queríamos lograr Casey Affleck [el director] y yo era reírnos de nosotros mismos y hacer algo divertido.

 

 

--Llegó un momento en el que la actuación me aburrió. Necesitaba cambiar mi forma de aproximarme a ella, porque ya no era excitante. Por eso fue que quise hacer un proyecto en el que pudiera sentirme incómodo y libre a la vez, sentir experiencias completamente nuevas y crear situaciones distintas. Quería volver a ser auténtico.

 

 

--Cuanto más trabajo, más controlador me vuelvo. Por eso hice I`m Still Here.

 

--No busco ser combativo. No quiero ese sentimiento. Me preocupa que piensen eso de mí.

 

 

--Soy privilegiado porque he tenido la oportunidad de trabajar con directores como Spike Jonze y James Gray, cineastas que realmente están interesados en el proceso de hacer una película y no sólo en los resultados.

 

 

--La guerra es una locura. Punto.

 

 

 

 

5 rápidas de Joaquín

 

No. 001: Su nombre verdadero es Joaquín Rafael Bottom.

 

 

No. 002: Tiene cuatro hermanos. Su hermano mayor, River Phoenix, murió a los 23 años de una sobredosis cuando su carrera empezaba a despegar en Hollywood.

 

 

No. 003: Es un muy estricto vegano.

 

 

No. 004: De pequeño hablaba español, pero es un idioma que ha ido perdiendo con el tiempo.

 

 

No. 005: Vive en Nueva York, en el mismo edificio que su mejor amigo Casey Affleck, su hermana Summer Phoenix y el director de cine Gus Van Sant.


Osc