Cine: Jack Reacher, acción de alta clase

Llega a las pantallas la nueva interpretación de Tom Cruise como héroe de acción. Hablamos con el director de esta cinta.

Por: María Teresa Hernández | Fecha: 02/01/13

Jack Reacher es un individuo libre. A diferencia del ciudadano promedio (y esclavizado, como tú y como yo) de la sociedad contemporánea, él no tiene celular, email ni un hogar fijo. Sus posesiones se reducen a su pasaporte y un cepillo de dientes. Este personaje nació de la mente de Lee Child en 1997, cuando el autor publicó Killing Floor, la primera novela que retrata a este ex integrante de la policía militar estadounidense. Reacher es un investigador ficticio que bien podría compararse con Philip Marlowe -creación de Raymond Chandler, uno de los más grandes exponentes de la novela negra- y Sam Spade, personaje del estadounidense Dashiell Hammett que Humphrey Bogart encarnó en los años cuarenta en la versión cinematográfica de The Maltese Falcon.

 

El atractivo de esta cinta, basada en One Shot -otra de las novelas de Child sobre Jack Reacher-, no sólo recae en la tridimensionalidad del personaje principal (interpretado por Tom Cruise), sino en el trabajo de Christopher McQuarrie. Si bien cuenta con pocos títulos que acrediten su trayectoria como director, ha estado al frente de guiones como los de The Usual Suspects y The Tourist. Es decir, McQuarrie es un escritor de profesión y, por ello, posee las herramientas necesarias para dominar el secreto de una buena adaptación cinematográfica: capturar la esencia de la novela a tratar. Platicamos con él acerca de este nuevo proyecto.

 

ESQUIRE: ¿Por qué adaptar One Shot en lugar de Killing Floor, el primer libro en el que Lee Child menciona a Jack Reacher?

CHRISTOPHER MCQUARRIE: Lo que me interesaba era escoger una historia que le diera a la audiencia una buena introducción de [Jack] Reacher como personaje.

Killing Floor está narrada en primera persona y, por ende, aprendes sobre Reacher conforme avanza la trama. En cambio, en One Shot el misterio inicia antes de la llegada del protagonista y el público puede buscarlo intentando imaginar el modo en que se integrará a la historia. Esto permite dar una introducción más mítica del personaje y que el espectador aprender todo lo necesario sobre él antes de que aparezca.

 

ESQ: Hubo cierto debate sobre la decisión de elegir a Tom Cruise para interpretar a Reacher. ¿Alguna vez dudaste que pudiera adueñarse del personaje?

CM: Nunca. Desde el principio supe que Tom lo haría suyo. Él ya era un gran fanático de los libros. Además, yo lo conocía desde antes porque trabajamos juntos en Valkyrie. Es encantador, afable, pragmático y tiene mucha fuerza de voluntad. Genuinamente se preocupa por la gente y le cae bien a todos. Es extremadamente calmado durante una crisis, y esta es una dimensión distinta a la que la gente normalmente ve.

 

ESQ: Esta es la primera vez que Tom y tú trabajan como actor y director. ¿Cómo fue la experiencia?

CM: Es increíble que con él podemos realizar tomas extremadamente difíciles. Por ejemplo, hay una escena en la que Tom está de pie sobre un puente. Montamos la cámara sobre un vehículo que daba giros mientras pasaba frente a él. Filmamos durante un atardecer en Pittsburgh pero, como sólo pudimos controlar un carril de la avenida, la única manera de lograr la toma era dejando a Tom en el puente. Mientras manejábamos y dábamos vueltas alrededor del centro de la urbe, Tom esperaba con un walkie-talkie en la mano. La gente lo veía desde su auto y se preguntaba: "¿Es ese Tom Cruise y está parado sobre un puente en medio del tráfico?". No estoy muy seguro de conocer a otro actor de ese nivel que estaría dispuesto a hacerlo.

 

ESQ: Ya hablamos del contexto del personaje, pero ¿qué es lo que influenció tu trabajo en la dirección?

CM: Es gracioso. Se dice que los cineastas de mi generación están influenciados por filmes de los años setenta y por directores de esa época. Sin embargo, en realidad se refieren a la Nueva Ola de los setenta, a Martin Scorsese y personajes similares. Yo soy un poco más tradicional. Soy un gran admirador de John Sturges, John Ford y Don Siegel, que dirigió Dirty Harry. Otros directores que han tenido gran influencia en mi trabajo son Alan Pakula, que dirigió All The President?s Men y Sophie?s Choice, además de Sidney Lumet [12 Angry Men y Dog Day Afternoon]. Todos esos hombres dirigieron filmes cuya narración fue crucial y su aproximación podría calificarse de minimalista. Por ello, me inspiró más su filosofía que su estilo.

 

ESQ: ¿Cómo fue la colaboración con el autor del libro, Lee Child?

CM: Lee fue sumamente pragmático. Ya tenía experiencia en cine y producción de televisión, así que comprendía el proceso. Sin embargo, me puse muy nervioso cuando le mostré el guión por primera vez. Una sección del texto me ponía muy tenso: a la mitad de la película, cuando Reacher está a punto de dar una explicación acerca de quién es y de dónde viene. Cuando se lo enseñé a Lee, me dio temor revelar demasiada información, pero él fue grandioso. Lo leyó y me dijo que era la descripción más cercana a lo que se imaginaba de su propio personaje.

 

ESQ: ¿Cómo fue tu aproximación a la violencia en la película?

CM: Por un lado, todo lo que Reacher hace es pragmático, incluso el modo en que maneja la violencia. No lo hace porque lo disfruta, sino con la intención de desarmar a su oponente con rapidez. Tenía que ser brutal porque hace lo que sea necesario para ganar una pelea. Al mismo tiempo, queríamos que la violencia fuera conceptual, para que la clasificación de la película no limitara la audiencia.

Además, nos interesaba que cada escena de pelea narrara una historia que incluyera un inicio, desarrollo y cierre. Y, finalmente, deseábamos que la violencia fuera filmada en tomas anchas, sin muchos cortes. Es decir, el espectador observa lo que está pasando y no tiene que hacer suposiciones en medio de un grupo de imágenes borrosas que no puede distinguir. Ese fue el verdadero reto: es muy difícil crear escenas de acción que se sientan dinámicas.