Sabiduría Esquire: El Santos

Sabiduría Esquire: El Santos

"Si Steven Spielberg me ofrece un protagónico, lo mando a la chingada". Entrevistamos al luchador que ahora estrena película.

Por: María Teresa Hernández | Fecha: 27/11/12

Luchador y estrella de cine,

Ciudad de México

 

 

  • Estoy nervioso de saber que mis seguidores podrán verme en el cine. Espero que vayan a ver la película con su familia, porque me embarqué con una casa y la tengo que pagar.
  • Me convertí en luchador porque el público lo pedía. Tuve que responder a mis admiradores, porque la gente me veía en la calle y gritaba "¡Santos! ¡Santos!".
  • La llave más efectiva de todas es la descorchadora, y la contrincante con quien más me ha servido es La Tetona. Es infalible pero, ahora que lo pienso, me faltó hacerla en la película. Aunque en realidad ya no me dedico a la lucha libre. La dejé para convertirme en superhéroe.
  • La gente no me cree, pero no uso máscara. Nací con esta cara, en un ambiente de lucha libre. No tengo muy clara la fecha. Fui un niño que resintió la ausencia de su madre, por eso La Tetona es tan importante para mí.
  • No sé mucho de mi padre. Lo más probable es que haya sido una estrella del cine mexicano. Aunque me abandonó, cuando triunfé me buscó. Todos dicen que tenemos la misma cara, que la máscara blanca es igualita.
  • De todos los regalos que me trajo el Niño Dios -porque los Reyes Magos nunca me hicieron caso-, el que más me gustó fue una peteca, un juguete de Brasil que se volvió famoso en los años setenta. Recuerdo que lo anunciaba Pelé.
  • Conocí a La Tetona desde que era chiquita. Ella se me acercaba porque, como siempre he tenido buena mota, nada más quería ver qué me sacaba.
  • Lo que más me gusta de La Tetona son sus chichotas. Lo que menos me gusta es que no me quiera.
  • A pesar de tantas separaciones y reencuentros, ella siempre ha sido la mujer más importante en mi vida. Y siempre lo será. La quiero tal como es. Aunque me pegue y me controle, siempre será el amor de mi vida esa hija de su puta madre.
  • No puedo negar que he tenido amoríos con mujeres como Kikis Corcuera y La Sirena Lupe. He tratado de darles un buen servicio y espero que hayan quedado satisfechas, pero son mis capillitas: mi catedral es La Tetona.
  • Si llegara Steven Spielberg y me ofreciera un protagónico en una de sus películas, lo mandaría a la chingada. Si no es con "El Patas" Lozano, yo no vuelvo a trabajar. Es el único director que cumple mis deseos, y maneja muy buena mota.
  • Una vez terminé de cerillito en un Gigante. Necesitaba trabajo y ahí conocí a El Cabo. Nos hicimos muy cuates.
  • El Cabo es el mejor amigo que puede tener un hombre... después de un perro. Es fabuloso. Puedo patearlo, mandarlo a la tienda por unas cocas, y nunca me va a traicionar.
  • No sólo soy más famoso que El Diablo y he ganado más premios que él, sino que los granos de su nariz me hacen ser más galán. Cree que lo único importante es ganar trofeos. No se da cuenta de que, como superhéroe, hay otras cosas que valen la pena. ¿Por ejemplo? ¡Cogerse a La Tetona!
  • Ya definí una estrategia para desaparecer a El Peyote Asesino del planeta: primero lo llevaré al desierto de San Luis Potosí. Una vez ahí lo enterraré, me lo comeré, lo cagaré y, al final, le echaré tierra.
  • La cerveza Sanx es la única que tiene vitaminas y minerales. Se vendió bastante bien, pero luego descubrieron que estaba hecha con orines de El Cabo. Al final se nos vino el negocio abajo, pero ¡ah, qué bien orina ese cabrón!
  • No me importa que Enrique Peña Nieto sea nuestro próximo presidente. Lo voy a derrocar en las elecciones que vamos a convocar en enero. El eslogan de mi campaña publicitaria será: "Voten por mí, y que pasen buena noche".
  • El Zombi es el México profundo, el ángel que aparece como extra para limpiar nuestros zapatos y lavar nuestros baños todos los días.
  • Una vez viajé a Japón. Es un país interesante, sobre todo porque la gente es muy diferente a nosotros. Como allá
  • todos son amarillos, fue como ir a visitar a Los Simpson.
  • No me importa que haya superhéroes enmascarados como Batman. No sabe que andar con una capa no te da la posibilidad de volar. Él creerá que vuela, pero en realidad es un pendejo. Sí que lo es.
  • Mi principal sueño es hacer la Ciudad Santos, donde todas las mujeres serán aceptadas y yo seré el único líder que les dará lo suyito y mucha espiritualidad.

 

 

3 canciones que hacen llorar al Santos

No. 001: "El rey", de José Alfredo Jiménez.

No. 002: "Celos", de Daniela Romo.

No. 003: "El triste", de José José.