Verdades y mentiras del tequila frío y congelado

Verdades y mentiras del tequila frío y congelado

Salvador Rosales, Maestro Tequilero de tequila Revolución, habla sobre las bondades y los mitos de la bebida mexicana por excelencia.

Por: Redacción | Fecha: 19/07/12

 

Tequila frío:

- Al momento de enfriar un buen tequila estamos alejando el alcohol de su punto de evaporación, lo que permite que el resto de las notas que lo componen puedan expresarse en el paladar.

- Sólo un buen tequila puede soportar la pequeña dilución que supone agregar hielos.

- Se recomienda usar hielos muy grandes, que tardan tiempo en derretirse, para que no diluyan demasiado la bebida. O bien hielos muy pequeños  (sólo dos o tres), que se derretirán pronto pero tampoco diluirán demasiado la bebida.

- Hay que esperar unos minutos después de añadir los hielos para permitir que la bebida se enfríe bien.

 

Tequila congelado:

- El tequila no pasa a un estado sólido en el congelador, sin embargo, se le llama así ?congelado? cuando baja su temperatura a los 12-16 grados.

-  Refresca la bebida en épocas de verano, lo cual resulta muy agradable.

- Permite apreciar el resto de los aromas y sabores más fácilmente.

- Baja un poco la graduación alcohólica al sobresalir el agua en la mezcla.

- Los buenos tequilas se vuelven más disfrutables de esta manera.

 

Mitos:

Mito 1 - El tequila debe tomarse en caballito y de golpe hasta el fondo.

Falso: El tequila debe tomarse en copas o vasos que permitan que sus componentes se expresen; el caballito es un vaso que no permite que se exprese la bebida.

Mito 2 - El buen tequila debe tomarse derecho, porque las otras formas de consumo no ayudan a apreciarlo.

Falso: El buen tequila se disfruta aún más en las rocas. Recordemos que el hielo es únicamente agua, y que no alterará de ninguna forma el sabor final del tequila.