7 hábitos que te engordan (mucho) y tú ni en cuenta

 
 

Mucho ojo... y toma nota si quieres bajar esos kilos de más.

Por: Redacción

 

1. Lo healthy es hipocalórico. Evidentemente, aunque en nuestro cerebro funcione así el concepto, es completamente erróneo. Comer sano siempre es una opción estupenda, hablemos de aguacates o de espárragos blancos, pero el control de cantidades en alimentos muy calóricos es fundamental para que no ganemos grasa. Por eso hay que ser conscientes de las cantidades que ingerimos e intentar controlarlas. No se vale comerse cinco plátanos ni echar dos aguacates a la ensalada porque es "sanito".

Aguacatito sanito...  

2. No tener un orden vital y ser todo un caos. Esto implica los horarios desastrosos, saltarse comidas sin coherencia, no comer nada durante el día... Es lo mismo que comer ignorando las necesidades enérgicas del cuerpo, pasar hambre o por lo contrario pegarse atracones un día sí y otro también.

3. Hacer cincuenta dietas y ponerte metas imposibles. Hay gente que está constantemente a dieta (o eso dicen). Su vida es un efecto yo-yo en los que el lunes empiezan la dieta y quieren perder 10kgs en un mes. Huye de eso y actúa con lógica, no tengas prisa porque se trata de aprender hábitos.

4. No comer centrado en la comida. Te sientas a la mesa con muchas distracciones que hacen que no disfrutes de los alimentos y que acabes sin haber prácticamente apreciado el plato. Cuando ocurre esto, ingieres más de lo que debes porque no eres consciente de la cantidad.

Disfruta de cada bocado.  

5. Abusar de los precocinados. Porque es más rápido meter una lasaña al microondas... Pero créenos, se tarda un minuto en hacer un filete de pollo a la plancha o una ensalada con cuatro cosas. La comida preparada, en su mayoría, son bombas calóricas llenas de grasas, sales y azúcares que no necesitas, incluso cuando van disfrazadas de 'healthys'.

6. Comer demasiado rápido. Es importante masticar y comer despacio porque el cerebro recibe la orden de estar satisfecho 20 minutos después de haber empezado a comer. Así que cuando ésta llega y si has engullido todo un steak, posiblemente hayas ingerido más de lo que harías si comieses despacio y masticando correctamente.

7. Crees que lo light no engorda tanto. La diferencia entre un producto con esta etiqueta y el mismo que no la tiene no es tanta si hablamos de calorías. Si vemos que en el envase pone light, comemos dos o más. Y ni siquiera sabe igual, así que es lo comido por lo servido y unas calorías de más de regalo.

 

Comenta esta nota