Cinco razones por las que 'Coco' definitivamente merece ser nominada al Óscar

 
 

Estarás de acuerdo con todas. ¡Viva nuestras tradiciones!

Por: Retomada de Empire @RevistaEmpire

 

En el pasado, Hollywood ha tomado pedazos de la cultura mexicana (como ejemplo, Spanglish) para adaptarlos a lo que ellos creen que un mexicano representa sin lograr acertar. Otra veces, el estilo de vida chicano— que evidentemente nace de un choque de culturas entre mexicanos y gringos—termina por acaparar la atención dejando tras el telón lo que verdaderamente representa a nuestro país. 

Cuando fue anunciado que Pixar pondría sus esfuerzos en generar un film basado en el Día de Muertos, la noticia no nos gustó del todo pues temíamos que fuera una adaptación simplona que redujera una de nuestras tradiciones a un mero desfile o adornos con flores de cempazuchitl pero no: Lee Unkrich se tomó el tiempo de investigar y vivir lo suficiente nuestra cultura como para representarla de manera única y muy realista. 

Hace unos días se dio a conocer a través de un comunicado publicado por la Academia de Ciencias y Artes Cinematográficas (AMPAS) que Coco se encuentra dentro de los films nominados a Mejor película Animada para los Óscares. De ser elegido el largometraje para ser parte de la premiación, podría ser considerado para otras categorías. 

Cars 3, Cinderella, Mi Villano Favorito 3 y otras 22 películas más están siendo consideradas para ser parte de la categoría de Mejor película de Animación. Nosotros creemos que Coco no solo debería ser considerada para la nominación, si no que también tiene todas las oportunidades de ganar esa estatuilla de oro como Mejor Película lo que, de muchas formas, contribuye a poner el nombre de México en alto. Acá nuestras razones: 

Pixar cuidó cada uno de los detalles para retratar de manera auténtica el arte y tradiciones mexicanas.

El mundo de los muertos es, dentro de film, una de nuestras cosas favoritas: desde el cameo de Frida Kahlo hasta las pirámides aztecas y prendas que no caen dentro del cliché de que todos los mexicanos usamos sombreros. Pero el éxito del arte que rodea al film no funciona solo por eso, si no porque fueron varios diseñadores mexicanos que estuvieron involucrados en el proceso de hacer la película. 

La música es increíble 
Además del Instituto Mexicano del Sonido liderado por Camilo Lara y bandas mexicanas regionales, dentro del soundtrack trabajaron compositores como Kristen Anderson López y Robert López, quienes ganaron un Óscar por la musicalización de Frozen. Eso, más todo el talento que se vertió en generar una cinta que se sostiene gran parte en la música acerca más a Coco a ser ganadora a Mejor película Animada o, por lo menos, a Mejor Soundtrack. 

Es la primera producción de Pixar que incluye a un protagonista que no es de tez blanca
Si hemos aprendido algo en la era del internet es que enaltecer la diversidad, es la llave para generar sociedades más incluyentes y tolerantes. Sin embargo, más que agradecerle a Pixar por ir en contra de los terribles parámetros de belleza que ha impuesto el entretenimiento, el aplauso lo merece por tratar de darle a Miguel una personalidad mexicana auténtica. 

Da una probada de lo fregón que es México
Lamentablemente, la guerra contra el narcotráfico ha dejado a nuestro país con muy mala imagen a nivel mundial. Coco se aleja de toda esa situación que si bien no debemos ignorar, tampoco nos debe hacer olvidar que los mexicanos tenemos tradiciones con una riqueza cultural impresionante, una sociedad solidaria (volvimos a recordarlo en el temblor del 19 de septiembre), personalidades cálidas y familias muy unidas. En resumen, este filme de Pixar es un recordatorio a lo chingón que es ser mexicano.  

Sería otra buena forma de callarle la boca a Trump 
En tiempos de Trump, el director Lee Unkrich describió al film como “una carta de amor a México”. Esto resulta un statement fuerte en un momento donde el Presidente de la potencia mundial (Estados Unidos) logró llegar al poder repartiendo discursos racistas en donde los mexicanos—y en general los latinos—fuero reducidos a delincuentes o drogadictos. Coco como uno de los nominados al Óscar sería una buena forma de callarle la boca a Trump.

Crédito de foto: Pixar.

 

Comenta esta nota