6 películas que te darán (muchas) ganas de viajar

 
 

Al terminar de verlas, lo único que querrás hacer es tomar un vuelo a cualquier parte del mundo.

Por: Pedro Salamanca @esquirelat

 

En el séptimo arte, el escenario/set juega un rol igual de importante que los personajes, se convierte en un personaje por sí mismo.

Aquí la lista de películas clásicas que capturan la magia de destinos del mundo que, cuando ruedan los créditos finales, nos dejan con las ganas de hacer maleta y tomar un vuelo.

The Beach – Tailandia

La película del director británico, Danny Boyle, sobre una comuna autosuficiente en una playa fue una de las películas que hicieron de Tailandia un lugar cliché para mochileros. Filmada en una época en la que Leonardo DiCaprio no tenía un Oscar y en la que Tailandia era un lugar salvaje y exótico para cualquier viajero, nos presenta unas playas con agua cristalina y arena blanquecina que hacen del telón de fondo de la historia de Alex, unos escenarios que intoxican. 

El Padrino – Sicilia

La vacación que toma Michael en Sicilia en la primera parte de El Padrino (sí, esa que tiene que tomar para huir de una violenta represaría de guerra) incluía unas de las escenas más suntuosas en la historia del cine. Sí, sí, acaba con la esposa de Michael explotando en un coche, pero antes de eso vemos al joven Corleone pasearse por las vistas más impactantes en el campo siciliano que nos dejan implorando que no regrese a Nueva York.

The Darjeeling Limited – India

La historia de tres hermanos que se juntan después de años para tomar un viaje juntos a través de los ferrocarriles de India nos deja con ganas de hacer exactamente lo mismo. Bañada de los colores brillantes que esperarías de una película de Wes Anderson, las tomas corridas de paisajes empolvados, los radiantes vagones de trenes y los hermosos templos hindús hacen que Darjeeling excede la experiencia estética que esperarías del director.

Lost in Translation – Tokio

Este homenaje cinematográfico de Sofía Coppola a Japón expresa perfectamente el sentimiento de sentirse como un extranjero en la brillante y vasta ciudad de Tokio. Desde las vistas de los rascacielos, los lugares de karaoke y los menús en japonés con fotos que se ven iguales, Lost in Translation captura la extraña experiencia de viajar a un lugar enteramente diferente a lo que estamos acostumbrados y nos comparte las ganas de hacerlo nosotros mismos. 

Manhattan – Nueva York

La carta de amor que grabó Woody Allen a su ciudad natal en 1979 es considerada como una de sus mejores películas. La comedia romántica abre con un montaje de la ciudad y continúa la historia con todo lo que alguien que viaja a Nueva York por primera vez espera encontrar en el fondo: recorridos en carruaje por Central Park, sentarse en una banca frente al Brooklyn Bridge, las vistas de los rascacielos y del Guggenheim. 

Y Tu Mamá También – México

Amistad, sexo y playas se enredan en la película que le dio su primera nominación al Oscar al prolífico director mexicano, Alfonso Cuarón. Con una historia acerca de crecer, la cinta contrasta la inestabilidad política y económica con las majestuosas playas y carreteras del país que nos dejan con las ganas de tener 17 años, un coche y una mujer mayor con quien compartir el verano. 

 

Comenta esta nota