El triste y oscuro pasado familiar que aún persigue a Christian Bale

 
 

Los demonios infantiles y las leyendas que rodean al ganador del Oscar lo han convertido en un hombre enigmático de la industria. ¿Qué le ocurrió?

Por: Christian Rodríguez @ChristianRoguez

Pocas estrellas pueden presumir de tener éxitos de taquilla desde los 13 años, como es el caso del aclamado Christian Bale, nacido en Gales, Inglaterra. De su currículum podemos extraer joyas por las que otras celebridades habrían vendido su alma al diablo, por lo que no es de extrañar que su lista de premios la encabece un Oscar por ‘The Fighter’ (2011). Pero como cualquier niño prodigio, la autopista a la fama y el renombre a una edad temprana pasa una factura difícil de pagar para quien aún no ha alcanzado la madurez. Es el claro caso de Bale. 
Reservado, afirman que dictatorial en los rodajes, perfeccionista y protagonista de enfados monumentales (en el filme ‘Metroland’ fue apodado Tandy a causa de sus rabietas), el británico acarrea una historia digna de guion cinematográfico.

(Su personalidad controvertida y papeles acertados lo han endiosado en Hollywood)

Su infancia quedó marcada de forma drástica por su padre, David Bale, el cual se obsesionó con que su primogénito alcanzara la fama que él nunca obtuvo como piloto comercial. La relación entre padre e hijo siempre fue muy cercana, pero la prensa de la época afirmó que el pequeño fue una víctima de la ambición paterna. Bale se mudó en 15 ocasiones durante su niñez, ritmo que se detuvo cuando fue seleccionado para ‘The empire of the sun’ (1987), su primer éxito de taquilla. Pero este recuerdo no está asociado directamente con la felicidad para Christian, ya que esto provocó el divorcio de sus padres. Su madre, Jennifer, deseaba educarlo en Bournemouth para que asistiera a la Universidad, mientras que su padre lo mudó a EE. UU. donde supo hacer de su hijo su cheque y fuente de ingresos. Separado de su madre sin el consentimiento de ésta, el niño empezaba una vida nueva llena de carencias en América.

NOTA RELACIONADA: ¿Por qué ha desaparecido (radicalmente) Megan Fox?

Según Bale Harrison Cheung, ex asistente de la estrella, la fama lo alteró y cambió demasiado pronto: “Su padre y hermana, quien también se mudó con él, lo trataban como un niño rey, el cual gritaba hasta ponerse rojo cuando no conseguía lo que anhelaba”. Claramente estaba viviendo algo que no iba con alguien de su edad. Asimismo, su hermana fue otro proyecto de David, el cual nunca pudo realizar y la dejó al cargo de tareas domésticas para la familia. La atmósfera obsesiva por la gloria fue el clímax familiar durante años para Bale.

(Bale en 'The Empire of the Sun', primer éxito para el joven actor)

Pero la fuerte personalidad de Christian acabaría por separarlo también de su padre, el cual fue apartado de la nómina familiar y, según él mismo, se vio obligado a casarse con la famosa activista Gloria Steinem para conseguir la Green Card. De hecho, David protagonizó un capítulo truculento que el ex manager narra: el papa gritó en un bar que “más aguda que la lengua de una serpiente es tener un hijo ingrato”, eso en la misma noche que se enteró de su despido laboral por parte de hijo Christian. El padre murió en 2003 a los 62 años acusado de cáncer, mientras que su primogénito aún no se ha pronunciado al respecto.
Pero los fantasmas familiares aún persiguen al actor de Batman, ya que el último altercado tuvo lugar en 2008, cuando su madre y hermana lo denunciaron por maltrato en un hotel londinense horas antes de una premier. 
Poco más se puede decir de Christian, toda una eminencia con un doctorado en lo radical cuando hablamos de profesionalismo: para The Machinist’ (2004) perdió 23 kilos comiendo sólo manzanas y ensalada o aprende el acento del personaje que interpreta para entrevistas de prensa. Un rara avis del séptimo arte que no ha sabido encajar en demasiadas ocasiones con su equipo, quizás por su temperamental genio o sus vivencias anteriores que lo hicieron un animal escénico y personal.

Crédito de foto: Lionsgate Films.

 

Comenta esta nota