Cómo debería continuar House of Cards tras el despido de Kevin Spacey

Publicado el día 06 de Noviembre del 2017, Por Gonzalo Cordero para Esquire ES

¿Frank Underwood debe morir (o no) para que la serie siga viva?

Se cumplió la profecía: 1) estrella de Hollywood acusada de abusos en el pasado 2) sus otras supuestas víctimas pierden el miedo y también lo denuncian 3) despido fulminante.

House of Cards es una serie brutal en todos los sentidos, construida alrededor de dos titanes como: Kevin Spacey y Robin Wright. Frank y Claire Underwood, respectivamente. A lo largo de las cinco temporadas hemos visto evolucionar a este matrimonio de políticos sedientos de poder hacia las oscuridades más profundas del alma.

Y es que House of Cards es una de las grandes creaciones televisivas de todos los tiempos. Y merece un gran final. ¿Cuál es la mejor solución ante el despido de Spacey? Lo más lógico es pensar que Netflix retomará la producción de la sexta y última temporada cuando se apacigüe la tormenta y optar por las siguientes opciones:

1. Perdonar al arrepentido. Si Spacey se somete a la terapia que anunció su representante y pide perdón públicamente a sus compañeros –siempre y cuando no salgan acusaciones más graves–, Netflix podría pensar en volver a contratarlo. Sería arriesgado y estarían expuestos a todo tipo de boicots, pero no hay nada más hollywoodiense que eso. A nivel de ficción, esto dejaría todas las opciones abiertas para los guionistas de House of Cards.

2. Matar a Frank Underwood. Es la opción que suena con más fuerza. Por suerte para los guionistas, el personaje de Robin Wright ha crecido tanto que tiene fuerza suficiente para llevar la trama casi en solitario. Para muchos, el arco natural de la historia es que sea Claire la que acabe en la cima, sobre las cenizas de
su marido.  

Tal como está ahora la situación, lo más viable sería matar a Frank así sin más; que empiece la temporada directamente con el personaje fallecido, en su funeral, por ejemplo, y que poco a poco se descubra cómo murió. A nivel de guión será complicado resolverlo sin  que aparezca un solo plano nuevo del personaje de Kevin Spacey, pero es posible.

Una solución intermedia sería contar con Spacey para unas pocas escenas que terminen con su muerte. Esto sería más honesto con el espectador y, sobre todo, nos regalaría una escena cargadísima de tensión porque todos sabríamos que la ha grabado ya despedido y con gran parte de su equipo en contra.

3. Que Frank desaparezca sin morir. Sería la decisión más tibia, reescribir los guiones con una ausencia más o menos justificada del protagonista: un rapto, un exilio, una huida voluntaria… Podría ser un elemento dramático interesante y dejaría una pequeña puerta abierta a un regreso a lo grande.

4. Buscar un sustituto. Una opción que podría tener su gracia. No se trata de escribir un nuevo personaje que cubra el hueco que dejaría Frank Underwood, sino elegir a otro actor para que lo interprete. A la vista de esta última alternativa, queda claro que los seguidores de House of Cards están abiertos a cualquier posibilidad, siempre y cuando no se cancele esta gran serie (querido
Netflix, te lo pedimos de rodillas).

 

Vía ESQUIRE ES

Crédito de foto: Netflix