Los (asombrosos) beneficios del aburrimiento

Publicado el día 31 de Agosto del 2017, Por Redacción Esquire España

bored

Suele decirse que el aburrimiento es una sensación de ausencias. Cuando lo sentimos es porque nos falta algo: un entretenimiento, una motivación, un propósito… Pero, el simple hecho de experimentarlo puede reportarnos algún beneficio.

Existen 5 tipos de aburrimiento: el indiferente (al que todo le da igual), el calibrador (el que sirve de reposo), el buscador (el que intenta encontrar algo con lo que entretenerse), el reactivo (el que nos enfada) y el apático (el que nos entristece).

¿Cuál padeces tú?

Los más comunes son el aburrimiento indiferente y el aburrimiento reactivo, y según diversos estudios, estos podrían estar ligados con la reflexión y con la creatividad.

Según admitió una psicóloga de la Universidad de Texas a la revista Wired, "el aburrimiento se convierte en un estado de busca", se mueve hacia un estado de "soñar despierto".

El ejemplo más claro está en los niños, quienes, cuando se sientan aburridos, no tardarán en inventar algún juego con el que entretenerse, como darle patadas a una lata de refresco fingiendo que es un balón de fútbol.

I-ma-gi-na-ción.

Del mismo modo, cuando una persona se encuentra aburrida trata de evadir la sensación pensando en sus cosas, reflexionando sin darse cuenta acerca de su situación vital y de cómo afrontarla para acabar con esa sensación de aburrimiento.

Lo malo es que nuestra época ve con malos ojos el aburrimiento y trata de escapar de él con cualquier tipo de herramientas, como los juegos del celular o los mensajes de WhatsApp. En lugar de huir del aburrimiento deberíamos entregarnos a sus beneficios. Aprovechar esa inquietud que nos hace sentir tedio y hastío y dedicarnos a la contemplación momentánea y al ensueño.

Sentirte aburrido puede ser la señal que necesitabas para abandonar un proyecto que no va a servirte de nada o de huir de una ciudad que no tiene nada que ofrecerte. Es una llamada de atención que te dice que no estás aprovechando tu tiempo.

Por eso, cuando te sientas aburrido, párate a pensar las cosas y no
intentes distraerte sin sentido
. Aborda cuáles son tus verdaderos intereses y por qué te sientes hastiado. Será el primer paso para volver a disfrutar las cosas.