La razón por la que deberías tomarte una siesta en el trabajo

 
 

Puede que muchos lo vean como algo irresponsable, pero es mucho más beneficioso de lo que piensas. Que tu jefe se entere.

Por: Christian Rodríguez @ChristianRoguez

 

En una utopía, tras la comida tu oficina se levantaría para transformarse en una sala de descanso en la que pasar tus minutos más pesados del día, pero esto aún queda lejos (pero no tanto como crees). Recientemente se ha demostrado que tomarse una siesta en la oficina es más que recomendable y a veces necesario. Según Nature Neuroscience, tras una prueba de desempeño perceptual a trabajadores en los que se ponían a prueba cuatro veces al día, estos rendían mejor cuando se tomaban una siesta de 30 entre cada prueba, demostrando que el descanso diurno era un beneficio inexplorado en horas de trabajo. “Las siestas ofrecen los mismos beneficios que dormir toda una noche, si se logra descansar bien”, comentó Sara Mednick, coautora del estudio y profesora asociada en la Universidad de California. 

(Tú, todos los días)

Asimismo, la experta señala que descansar durante 40 minutos ayuda a memorizar de mejor forma, aunque tras una hora entrarás en la fase MOR de sueño profundo, cuando desarrollarás tu creatividad o el pensamiento asociativo, es decir, mejorarás tu razonamiento.

NOTA RELACIONADA: La nueva ley que prohibe contestar mails de trabajo después de horas laborales

No sabemos si las empresas actuales estén preparadas para habilitar el espacio laboral ante esta demostración, pero lo que sí tenemos claro es que el modelo de “conexión total” en el que nos mantienen las herramientas actuales no mejora nuestro rendimiento.

(Aunque un exceso de descanso te podrá llevar a la indeseada inercia del sueño)

En Japón, país que siempre va por delante, ya inventaron el vocablo para estos descansos de oficina: inemuri”, que se traduce como “dormir sin irse”.
Y como cambiar de empleo e irse al país del sol naciente pude resultar un tramite pesado, recurre a mandarle esta nota a tu jefe y que entienda que no, que no eres ni serás un robot laboral. Las obras para habilitar las camas en la oficina no tardarán en llegar más tarde.

Crédito de foto: 20th Television

 

Comenta esta nota