El secreto que nadie te ha contado para tener la sonrisa perfecta

 
 

No todo depende de los dientes…

Por: Christian Rodríguez @ChristianRoguez

 

Dicen que los ojos es el espejo del alma, aunque algún que otro maniático de la limpieza y la pulcritud diría que el verdadero reflejo son los dientes. Estos son los responsables de crear una impresión correcta en un primer encuentro. Y acostumbramos pensar que con una limpieza profunda y una revisión constante será bastante, pero nos equivocamos. Un factor que pasamos por alto y que determina sustancialmente nuestra salud bucodental (y por consiguiente nuestra sonrisa) son las encías. ¿Por qué?

(La sonrisa no es sólo síntoma de salud, sino de seguridad personal)

Estas son la base de nuestra dentadura, por lo que una infección en la misma se contagiará al diente. El principal síntoma de una encía enferma es el sangrado o enrojecimiento, que deriva en gingivitis y periodontitis (una sana siempre será rosada).

NOTA RELACIONADA: 5 remedios caseros para tener unos dientes más blancos

(Tom Hiddleston sabe cómo intimidar con una buena sonrisa)

¿Por qué surgen estas enfermedades? Principalmente por un mala nutrición, el estrés y, sorpresa, el tabaco. Éste último es el detonante definitivo que hará volar tu sonrisa intacta. Para paliar esta delicada situación usa hilo dental y acude al especialista cada 3 meses para una revisión de esta zona con una radiografía, una tarea pendiente casi para todos. 

La buena noticia es que la gengivitis que estropeará tu hueso dental es reversible, pero sí necesita de un seguimiento constante que no sólo pasa por usar una pasta dental idónea. Por último, no existen unos alimentos en particular que estropeen tus encías, pero sí has de sentirte limitado cuando consumas cítricos, el ácido del café, azúcares y carbohidratos. Ya ahora sí, sonríe sin miedo.

Crédito de foto: Getty Images.

 

Comenta esta nota