Así es cómo los astronautas van al baño y practican sexo en el espacio

 
 

Estas apremiantes cuestiones finalmente han sido respondidas.

Por: Gus Turner para Men's Health @esquirelat

El espacio, la última frontera, la puerta a otros mundos y civilizaciones, una fuente constante de asombro y especulación. Por  cierto -hablando de especulación-, alguna vez te has preguntando ¿cómo se defeca y practica sexo ahí arriba?

¿Cómo? ¿¡CÓMO!?

Estas preguntas -importantísimas para el conocimiento científico de la humanidad- fueron hechas por dos reporteros del sitio Gizmodo, Ryan F. Mandelbaum y Rae Paoletta, durante su entrevista con el astronauta Mike Massimino, quien realizó dos viajes al espacio.

Teniendo en cuenta todo lo que Massimino probablemente ha visto y hecho durante su tiempo en el espacio, Mandelbaum y Paoletta hicieron lo que cualquier periodista que se respete haría con una oportunidad como esta: encontrar respuesta a dos cuestiones de las cuales todos en secreto queremos saber.
 
Ante la pregunta del sexo (y el riesgo de practicarlo en el espacio), Massimino contestó: "Hay cosas más peligrosas que puedes hacer en el espacio que eso", pero añadió que todavía es incierto si se puedo desarrollar un festo en el espacio.

"Si buscas sexo, no para procrear sino para experimentarlo, eso es
una cosa, pero ¿cómo se desarrollaría un feto en gravedad cero
? Probablemente no saldría muy bien", añadió.

Vaya, vaya...  

Por lo tanto, esto plantea la pregunta: ¿El espacio es la frontera final, o un embarazo exitoso en el espacio? El futuro de nuestra especie puede depender de la respuesta...

Después de eso, Mandelbaum intervino para preguntarle a Massimino sobre nuestras evacuaciones: "¿A dónde va toda la mierda?" Preguntó en voz alta. Massimino proporcionó un desglose muy detallado de lo que sucede con los desechos corporales en el espacio: "La mierda se compacta y se lleva a la Tierra". En la estación espacial, defecas en una lata con un revestimiento de plástico, después atas la bolsa, la empujas hacia el fondo y pones una bolsa limpia para el próximo. Cuando la lata inodoro se llena, le quitas el asiento y la cierras. Es como un gran contenedor de metal, luego lo colocas en un vehículo de reabastecimiento. Luego se abre la escotilla y la materia fecal se quema durante el reingreso.

Felicitaciones a Massimino por tolerar las preguntas y responderlas en serio. Afortunadamente, también le preguntaron algo que reafirmó nuestro entusiasmo por la exploración espacial. Cuando se le preguntó si "el espacio es bueno", dijo: "Sí. Es extraordinario, es mágico, es lo más hermoso que verás".

 

Comenta esta nota