Cerveza elaborada con orina, el nuevo invento de la humanidad

 
 

¿Te atreverías a probarla?

Por: Cristina Romero para Esquire España @esquirees

 

Recuerdo una vez que me dio por pensar en lo fantástico que sería que alguien, no muy en su sano juicio, pensara en la posibilidad de inventar una cerveza para consumo específico en la ducha. Recuerdo ese pensamiento como si fuera ayer y justo al poco tiempo un compañero dio la noticia en Esquire (que puedes revivir aquí). Ahora han inventado una cerveza elaborada a partir de orina y en mi defensa tengo que decir que nunca, en ningún momento, se me ha pasado por la cabeza este tipo de originalidad (fatídica).

Habrá quien no me crea y señale que todo esto es culpa mía por pensar lo que no debo, pero prometo que no. Mientras consigo quitar este pensamiento de la cabeza de los lectores, dejo por aquí algunos de los datos relacionados con este invento.  

NOTA RELACIONADA: ¡Por fin! Una cerveza para luego de ir al gimnasio.  

Has leído bien: cerveza elaborada con orina.

La competencia es tan dañina en cualquier ámbito que ni en el mundo de  la cerveza se conocen límites para superarse día a día y, con un poco de suerte, superar al vecino que se dedica a lo mismo que tú: posicionar su birra por delante de la tuya en el mercado. Y justo por motivos de competencia, una cervecera danesa ha buscado un original proceso de elaboración para esta bebida, no ocurriéndosele otra cosa que utilizar la orina para sorprender.  

Y ha sorprendido, porque Nørrebro Bryghus, la compañía en cuestión, ha patentado una nueva manera de hacer cerveza: a través de la orina recogida, muy atentos, en el festival Roskilde, uno de los más importantes del norte de Europa. Más de 54.000 litros de pis ha sido la cifra resultante tras el fin del festival y la necesaria para dar vida al beer-cycling, o la cerveza de orina.

La cerveza, que saldrá a la venta este mes de junio, tiene un nombre de los más revelador, Pisner.
Una elección que no deja opción a dudas para los más despistados, ya que sólo con decir o escuchar el nombre van a dar ganas de beber o de ir al baño. No hay otra opción posible.

Ya sabes, puedes beberte una cerveza o puedes orinarla, ambas cosas serán bien recibidas en esta empresa de Dinamarca.

Luego los locos somos los que queremos cerveza en la ducha, claro...

 

Comenta esta nota