5 hábitos que están deteriorando tu rendimiento sexual

 
 

Cosas chicas con consecuencias grandes.

Por: Pedro Salamanca

 

El mal sexo es como los hotcakes: muy emocionante al principio pero a la mitad ya estás harto y acabar es un tedioso acto de voluntad. En resumen: decepcionante.

Este problema tiene su raíz en los hábitos que tenemos. Por suerte hemos identificado cinco que son clave para que saborees al máximo una de nuestras actividades favoritas y más placenteras que hay. ¡Toma nota!

NOTA RELACIONADA: ¿Qué hacer frente a un gatillazo sexual?  

1. Alcohol. Aunque es un excelente afrodisiaco, el alcohol a la larga tiene consecuencias graves. Disminuye la secreción de testosterona y, en grandes cantidades, puede reducir el tamaño del pene, los testículos y los vellos púbicos. También puede tener consecuencias inmediatas, como la escalofriante historia que todos hemos escuchado en la que llegas finalmente a la cama y ¡sorpresa! No se te para.  

Una sorpresa no tan grata...

2. Tabaco. No queremos sonar como tu mamá que te advirtió hace años que fumar era malo, entonces te lo ponemos así: el tabaco es enemigo de un buen sexo. Fumar afecta directamente la circulación lo que implica problemas al tener erecciones. Por lo que el delicioso cigarro post-coito tal vez no sea la mejor idea.

3. Mala alimentación. La pizza es deliciosa pero come demasiada y te perderás de otros placeres... Además de producir problemas cardiovasculares, circulatorios y de peso, una dieta alta en grasas también viene con represiones sexuales. El exceso de peso y una dieta desequilibrada altera tus hormonas, esto incluye la testosterona que regula tu apetito sexual (tu libido te agradecerá una ensalada de vez en cuando).

4. Sedentarismo. Aunque el sexo es un gran ejercicio, necesitas estar más activo fuera de la cama para estar en condiciones ideales. Está comprobado que las personas que hacen deporte tiene una mejor vida sexual. Ejercitarte por lo menos 30 minutos diarios oxigena el cuerpo y te ayudará a tener mejor rendimiento, más resistencia y mejores erecciones. Además te deja un buen cuerpo y ¿quién no quiere eso?

5. Estrés. La epidemia de la era moderna no sólo causa un deterioro mental sino también físico. Disminuye tu rendimiento corporal y los pensamientos que provoca hace que te sientas desconectado y no lo puedas disfrutar.  Lleva una vida más relajada, medita o de plano consulta un especialista para poder tranquilizarte y conectar a gusto.

 

Crédito de foto: Cortesía de Columbia Pictures

 

Comenta esta nota