Alta relojería: Longines, la leyenda de Saint-Imer

Alta relojería: Longines, la leyenda de Saint-Imer

Para cumplir 180 años en la industria relojera suiza se necesita mucho más que suerte. Pregúntenle a Longines.

Por: Manuel Martínez | Fecha: 28/12/12

 

Longines está en esa etapa de su existencia en la que ya plantó muchos árboles y tuvo muchos hijos: los cientos de relojes que esta marca suiza ha creado desde su fundación, en 1832. Ahora le toca escribir un libro o, más bien, que escriban libros sobre su rica historia y las lecciones que enseña.

 

Eso hizo el académico Pierre-Yves Donzé, quien en septiembre pasado, durante las celebraciones por el aniversario de la firma propiedad de Grupo Swatch, presentó el volumen Longines: De una empresa familiar a una marca global. Además, ese día fue la reapertura del Museo Longines en Saint-Imer -donde Longines nació y creció-, que contiene los tesoros históricos de la compañía.

 

Longines cumple sus primeros 180 años en un excelente estado de salud creativa y financiera, gracias en buena medida a que desde 1988 la preside Walter von Känel, uno de los ejecutivos más sagaces de la industria, quien empezó a trabajar de ejecutivo de ventas de la marca en 1969. Bajo su guía, han mantenido el rumbo basados en tres valores principales: tradición, elegancia y deporte.

 

Precisamente el patrocinio de eventos deportivos ha sido una de las principales estrategias de mercadotecnia de Longines. Y no se trata de eventos comunes y corrientes. Por ejemplo, la empresa está involucrada en innumerables competencias hípicas del nivel más alto (la Copa de las Naciones, la Emirates Longines Show Jumping League, algunas etapas del Global Champions Tour, el Derby de Kentucky y, en México, el Longines Handicap de las Américas), en torneos de gimnasia (desde hace más de 20 años es patrocinador y cronometrador oficial de la Federación Internacional de Gimnasia), de esquí alpino, de tiro con arco, de cricket y, por supuesto, de tenis: en 2007 se convirtió en socio oficial de Roland Garros y, durante la realización del Grand Slam francés, organiza el torneo Longines Future Tennis Aces.

 

Von Känel también ha impulsado un ambicioso plan de embajadores, entre los que están Andre Agassi, Steffi Graf, Kate Winslet y, a últimas fechas, el actor australiano Simon Baker, famoso por su papel en la serie The Mentalist. En el anuncio más reciente de Longines, Baker luce un elegante Master Collection Moon Phases, que pueden apreciar en esta página, junto con algunos de los modelos que conmemoran el 180 onomástico de la casa relojera.

 

 

TRES JOYAS

 

Longines Column-Wheel Single Push-Piece Chronograph 180th Anniversary En honor a los primeros cronógrafos producidos por la firma desde 1878. 180 piezas en oro.


Longines Lépine 180th Anniversary Evoca los primeros relojes de bolsillo hechos por Auguste Agassiz, fundador de la marca. 180 piezas en oro.


Longines Master Collection Moon Phases

 

 

 


PARA HEREDAR: Longines Avigation Type A7 Heritage

Tranquilo muchacho, no gires tu revista antes de tiempo. El nuevo reloj Avigation Type A7 de Longines, marca que celebra su 180 aniversario, está hecho para verse un poquito torcido. Inspirado por los relojes de aviador de los años 30, lo más atractivo del diseño de este cronógrafo automático es, precisamente, que su carátula está inclinada en un ángulo de 45 grados. ¿La razón? Así los pilotos podían consultar la hora sin tener que quitar las manos de los controles.