Alta relojería: Wilhelm Schmid de Lange & Söhne

Alta relojería: Wilhelm Schmid de Lange & Söhne

Entrevistamos al CEO de la casa relojera suiza que apuesta por la tradición de las cosas hechas a la perfección

Por: Manuel Martínez | Fecha: 27/09/12

 

 

ESQUIRE:  En el caso de Lange & Söhne está claro que sólo quieren hablar de sus relojes.

WILHELM SCHMID: Toda nuestra concentración está puesta en los relojes, es lo único que nos interesa, y la gente que entra aquí [a la caseta de la marca en el Salon International de la Haute Horlogerie en Ginebra] se percata de eso. Ni siquiera pretendemos crear una historia alrededor de lo que hacemos o de nuestros productos. Lo único que queremos explicar es por qué el centro de la alta relojería alemana, que surgió como tal hace más de un siglo y literalmente estuvo apartado del mundo durante muchos años por la cortina de hierro del comunismo, continúa con tanta fuerza hasta ahora. Parte de la respuesta es que necesitas gente muy talentosa y dedicada para crear nuestros relojes, y no podrías hacerlos en ningún otro lado porque no encontrarías el talento y la entrega necesarios. Creo que tiene que ver con la historia de Sajonia y su artesanía, con la habilidad artística que es un don natural de los habitantes de la región donde se encuentra Glashütte.

 

ESQ:  La búsqueda de la perfección que propone Lange es muy ambiciosa.

WS: Cierto, y es una especie de carrera infinita, porque sabes que nunca alcanzarás la perfección. Yo soy relativamente nuevo en la empresa [comenzó como ceo en enero de 2011], la mayor parte de la gente ha trabajado en Lange & Söhne desde hace muchos años. Casi no pasa una semana en la que no celebremos el décimo o vigésimo aniversario de algún empleado en la compañía, porque aunque pertenecemos al grupo Richemont ?con lo que tenemos acceso a cosas que no tendríamos si estuviéramos por nuestra cuenta?, funcionamos como una empresa familiar. Aquí los trabajadores vienen con sus propuestas de relojes nuevos y hermosos, tienen esa iniciativa. Les encanta hacer cosas perfectas, y una vez que entregan un producto ya terminado, de inmediato dicen que pueden hacerlo mejor.

 

ESQ:  ¿Cuál es su rol en una marca con tanta iniciativa?

WS: Mucha gente subestima la importancia de crear y mantener una cultura empresarial donde la gente sea feliz. Sólo puedes enfrentar todos estos retos si tienes la certeza de que vale la pena hacer un esfuerzo extra. En Lange & Söhne, el ceo tiene la misma importancia que cualquier otro empleado. Lo único que nos interesa son los relojes y el trabajo en equipo. Nuestro reto más grande es mantener este espíritu y guiarlo adecuadamente, porque la iniciativa sin control no sirve para nada. Y es importante que nuestros relojeros vean que hay competencia y puedan entender lo que las otras marcas están haciendo, lo que nuestros clientes están pidiendo, cómo actúan los minoristas, y cómo las diferentes culturas se relacionan con nuestros relojes.

 

ESQ:  Háblenos sobre los cambios en el Grand Lange 1.

WS: Estos cambios de nuevo responden a la búsqueda de la perfección. Nuestros relojeros siempre dijeron que si alguna vez hacíamos un nuevo Grand Lange 1, debíamos procurar que las subesferas de la carátula no se encimaran. Para hacer eso, tuvimos que desarrollar un movimiento nuevo, pues queríamos que fuera más plano y que los indicadores estuvieran en una posición más balanceada. Por lo general, nuestros movimientos se ajustan perfectamente a la caja así que, si vamos a hacer un reloj más grande, lo mejor es que el movimiento crezca con él. También estamos muy orgullosos del calendario perpetuo con tourbillon, porque no sólo es el Lange 1 más complicado de la historia, sino que todas las indicaciones son legibles. Discutimos sobre si el tourbillon tenía que ser visible o no. Pero si lo hubiéramos hecho visible, habríamos arruinado la belleza de la esfera.

 

ESQ:  ¿QUÉ TAN DIFÍCIL ES REINVENTAR UN emblema COMO EL GRANDE LANGE 1?

WS: Yo creo que es el reto más grande al que te puedes enfrentar. De hecho, si lo haces como una decisión de negocios consciente, nunca deberías tocar un emblema, porque lo que ganas es menos de lo que pierdes. Si lo haces mal, pierdes muchísimo. Por suerte, con el equipo que tenemos, estaba muy confiado de que crearían algo que le gustaría a la gente que está familiarizada con la marca.

 

 

Lange & Söhne lo hizo de nuevo

La nueva versión del emblemático Grand Lange 1 requirió del desarrollo de un nuevo movimiento, el calibre L095.1, para mejorar las dimensiones y proporciones de la carátula. Este reloj se presenta en tres versiones, con caja de 40.9 mm en oro rosa, oro amarillo o platino. El movimiento automático ofrece una autonomía de 72 horas y despliega horas, minutos, pequeños segundos, fecha grande e indicador de reserva de marcha. Correa en piel de cocodrilo.